sábado, 28 de noviembre de 2015

Maternidad

El Supremo Hacedor, 

cansado ya de crear, 

decidió transferir su  poder de dar vida aquí, 

en la Tierra.

Pensó  para ello, sin dudar ni un único instante... 

En ellas. 

En las mujeres.

Resolviendo así, igualarlas a Él. 

Concediéndoles ser diosas creadoras de vida. 

Convirtió Dios a las mujeres, 

en el más valioso receptáculo de amor. 

Legándoles para ello... 

Maravilla de las Maravillas. 

El don supremo de la maternidad.


Copyright © 2015 AbuelaTeCuenta All rights reserved  

MicroRelato Finalista y  elegido para formar parte de una selección entre los mejores presentados y formará parte del libro "Ellas"