analyticstracking.php

analyticsTraking

lunes, 16 de noviembre de 2015

El Crítico literario

La mañana resultó mucho peor de lo que había imaginado, su esposa se quedó dormida y no le preparó el desayuno. Él mismo hubo de calentar el café, introducir la rebanada de pan en la tostadora, y hasta untarse la mantequilla, que por cierto, estaba helada y ni el calor de la tostada era capaz de derretirla y hacerla resbalar dulcemente sobre el pan, como a él le gustaba. 

¿Pero cómo hacía María estas cosas para que le saliesen perfectas? 

El  café ardía en el vaso.

Víctor, se encaminó hacia la puerta y la abrió con la esperanza de que hubiese llegado el periódico y poder echarle una ojeada antes de salir hacia el trabajo, mientras se tomaba el café.

Estaba de suerte, al menos eso sí salía bien. 

El periódico estaba en el buzón, enrollado como siempre. 

De camino hacia la mesa de la cocina lo desenvolvió y sacudió a la vez que lo envolvía hacia el lado contrario para que una vez estirado quedase liso y perfecto. 

Al sentarse a la mesa  distraído, el periódico empujó al vaso del café que se derramó rápidamente sobre el papel y sobre la mesa. Unas cuantas gotas de café cayeron sobre su pantalón quemándose en salva sea la parte.

     ¡Mier!….

Retuvo el grito por la mitad.

María se levantó asustada.

     ¿Qué te ha pasado cariño?

     ¡Me quemé!

Dijo el señor señalando la parte quemada de su cuerpo.

     ¡Se me cayó el café!

     No pasa nada, cariño, yo te pondré otro ahora mismo.

     ¡Déjalo! No importa, no me dará tiempo.

     ¡Te lo calentaré un poquito y lo tomarás enseguida!

     ¡No tengo tiempo! He de irme ya.

Salió a toda prisa de la casa, camino del trabajo, sin soltar el periódico, al que no dejaba de sacudir para hacerle abandonar el mayor número de partículas de café, al mismo tiempo que se limpiaba las ardientes gotas del pantalón.

Su viaje en el coche, se hizo bastante accidentado. Nada más salir del aparcamiento, otro coche vecino hubo de frenar en seco para no recibir un golpe contra el coche de Víctor. Al llegar a la rotonda, él fue quien hubo de frenar en seco, para no rozarse con el vehículo que giraba hacia su carril justo por delante de su auto.

Víctor se contuvo, aunque tenía verdaderos deseos de cantarles las cuarenta a todos, y darse el gustazo de enviarles bien lejos...

Arturo, su jefe le esperaba apoyado en la mesa de su despacho, mirando hacia la puerta, donde en ese instante se dibujó su imagen, asustada por la presencia del superior.

     ¡Don Víctor! ¿Ha enviado usted la carta del pedido correspondiente al mes en curso?

     ¡Sí! Creo que sí, señor director.

     ¿Lo cree usted o la ha enviado?

     Yo… Yo…

Contestó sin poder articular palabra.

Dos horas después… Terminado ya el pedido, y la carta reclamada por su jefe, Víctor entró a un chat de literatura, donde solía leer y comentar.


Leyó un poemita sencillo e infantil publicado en un blog, dejando como comentario lo siguiente: 

“¡Pésima poesía! Falta de talento”

Copyright © 2015 AbuelaTeCuenta All rights reserved