analyticstracking.php

analyticsTraking

viernes, 29 de diciembre de 2017

Navidad...

Dormita la calle y  dormitan las almas
envuelta en frío la noche y la calma.
Un niño se duerme dentro de una caja
el cartón le aísla de la nieve blanca.
Su padre, su madre y una mula clara
pidieron auxilio a un buey; Se recuesta
y calor desprende, cerca de su panza.
Navidad transcurre llena de abundancia...
Y al niño le cubren, cartones y pajas.
Dormitan las mentes, dormitan las almas
se duerme en la calle mi niño del alma.
La luna protesta, la noche descansa…
Natillas, turrones, y excelsas viandas…
Los ricos…Los pobres, sombras de templanza... 
La luna más fría dedica una nana.
Resguardan y abrigan, papeles, virutas...
Sobras, de una nada.

©Copyright © 2017 All rights reserved Mercedes del Pilar Gil Sánchez 
#AbuelaTeCuenta
#CuentosDeNavidad


jueves, 21 de diciembre de 2017

La Abuela en la Revista Espéculum

https://clubdeletrasuca.blogspot.com.es/2017/12/presentacion-de-cuentos-sin-limites-de.html?showComment=1513891345735#c4192074620901293569

Mi participación en la Revista Azahar

Mi participación en la Revista Azahar

©Copyright © 2017 All rights reserved Mercedes del Pilar Gil Sánchez #AbuelaTeCuenta

martes, 19 de diciembre de 2017

Lo supe entonces...


Lo supe entonces

En el mismo instante

que perdí de vista tu nombre

supe que mi alma

era tu alma...

Y que mi amor,

sólo a ti pertenecía!


©Copyright © 2017 All rights reserved Mercedes del Pilar Gil Sánchez 
#AbuelaTeCuenta

Sí, es cierto... Entonces... Sólo entonces lo supe...



Presentación de Cuentos SIN Límites de EDADES por el Ilustre Señor Don Manuel Cubero Urbano

Cuentos sin límites de edades Presentación.
Alguien dijo alguna vez que la profesión de abuelo es la más hermosa de las profesiones. ¿La prueba? Muy sencilla, la paga que recibes por ella: el beso inocente de un niño. ¿Hay una paga más preciada?
Si además ese abuelo, abuela en este caso, tiene la fea costumbre de usar la imaginación para crear cosas tan lindas como las que nos ofrece este libro, está claro que esa abuela recibirá el pago más hermoso jamás imaginado, repito, el beso de un niño.
Aquí tenemos la explicación, amigos, ¿por qué una abuela se decide a iniciar su creatividad literaria? Sencillamente porque sabe que le espera uno de los premios más gratificantes que pueda recibir. Y por eso, Mercedes se decide a iniciar su experiencia literaria.
Corre el año 2012. La mirada de una preciosa fierecilla se clava en su rostro. Expectante ante su palabra comienza a soñar una aventura antes de que comience. Su imaginación se dispara. La abuela se contagia y la historia surge espontánea, inunda el espacio y dos almas se funden en ella. Es un cuento. Fue el primer cuento. Tras él. Un fuerte abrazo se clava en el corazón de la abuela y…
Pregunta la niña:
Abuela ¿Qué son los cuentos?...
La abuela, esboza una sonrisa tejida con hilos de ternura y responde:
Los cuentos no son historias…
Son principalmente ensueños...
La niña se envuelve en un manto de fantasía, hiende su mirada en el infinito mientras, agarrada a la mano de su abuela, dispara la imaginación tras los espacios siderales. Ella sabe que
Los cuentos, son fantasías,
que viven los pensamientos.
Y la niña agarra firmemente la mano de su abuela. Eleva su mirada y parece adivinar en el rostro de la abuela unas palabras que apenas fueron un susurro inaudible. Los recuerdos flotan a flor de piel:
Nuestros primeros amores,
nos los mostraron, los cuentos.
Pero las palabras que sí afloran, flotan suavemente en el aire:
Ay, mi querida niñita…
¡Todo eso, son los cuentos!
Sí, los cuentos son aquellos primeros amores que florecieron en el corazón de un niño. Son, también, las fantasías que enriquecieron los sueños infantiles, historias que se adornaron de hermosos y fantásticos ropajes. Y esto, lo sabe el niño. Por eso espera ansioso ese momento en que el día se despide amparado en la ternura de un cariño pleno disfrazada de mano: la mano de la abuela. Y…
De nuevo llega la noche
y se aproximan los cuentos,
vienen vestidos de gala.
Se acercan, llenos de sueños.
Se desbordan por sus lados,
Las consecuencias son fáciles de adivinar. Mercedes no quiso quedarse en abuela real y familiar. Después de cobrar tan dulces emolumentos, se anima a seguir escribiendo y se decide a hacer partícipes de sus sueños a otros niños desconocidos para ella pero que, como buena abuela, también tienen un rinconcito en su corazón. Amazón es la fuente elegida para hacer partícipes de sus escritos a otros niños y mayores. Actualmente, nos tiene pendientes de alguna otra de sus creaciones que, Dios mediante, seguirán a esta que hoy nos trae aquí.  “Las Vacaciones que iluminaron mi Vida” es una de ellas. Esta vez se trata de una novela, género al que también pertenece otra obra que aún se mueve por el país de la creatividad.
Pero el mundo infantil sigue pidiendo su sito. Y sale al mundo. Antes de dormir, la niña confiesa que..
En la mañana de ayer,
fui a nadar con mi abuela.
que me llevó a la piscina
en que suele nadar ella.
Me reí; me reí tanto,
que esa risa, casi, casi…
Me sofoca.
Y llega un nuevo día. Amanece y vuelve la realidad. La abuela acude a la lavadora… que toma vida:
¿A dónde vas lavadora?
Pregunté con voz queda,
y... no asustar con preguntas…
A la máquina viajera.
Se enamoró Lavadora
de un aparato gastado...
Un aire acondicionado,
chuchurrido, de mi abuela.
Un aire que era tan viejo,
que debió nacer con ella.
Y la niña dispara la fantasía a niveles insospechados. La abuela se transforma bajo la influencia mágica de la imaginación de la niña:
Con piernas muy largas…
Con cara muy bella...
Con cuerpo delgado…
Y cintura estrecha.
La postura erguida...
De planta bien hecha.
Bajo esta figura, joven, casi infantil, la abuela llega de nuevo al corazón de la niña:
De nuevo llega la noche
y se aproximan los cuentos,
vienen vestidos de gala.
Se acercan, llenos de sueños.

Vestida de sueños, la autora, feliz al ver ese rostro cándido pendiente de su palabra, por fin se despide:
Con gran cariño te doy
A ti,
las gracias, lector…
A ti,
querida lectora.
Por elegir un Cuento
Que no es, un cuento, en prosa,
Que está
escrito en Verso…
Porque… A ti…
El verso, te mola.

Mil gracias,
ya que tu lectura,
PREMIO es…
Para mi autora.

Gracias, amigos por estar aquí y gracias, Mercedes, por regalarnos tu palabra.

Mil gracias Manuel Cubero Urbano por tan preciosa presentación.
©Copyright © 2017 All rights reserved Mercedes del Pilar Gil Sánchez #AbuelaTeCuenta
Visita la página de la Biblioteca UCA y déjanos tu "Me Gusta" 
Muchas gracias!
http://biblioteca.uca.es/noticias/noticias-2017-1/se-ha-escrito-un-libro-por...-mercedes-del-pilar-gil-sanchez-1

domingo, 17 de diciembre de 2017

En la presentación

En la presentacion:
Me asomé a mirar y enseguida, me senté la primera y en la primera fila.
Escuché a mi abuela (que siempre va detrás de mí intentando controlar todo cuanto hago)… preguntar:
—¿La primera fila está reservada?
—No, mujer, puedes sentarte donde quieras…
—Es que la niña se ha sentado la primera, y veo que me está guardando sitio…
—Tranquila, mujer… Ja Ja Ja. Eso es que no se quiere perder detalle.
El interés siempre es de provecho, los niños ya se sabe, cuanto más interés presenten por los actos culturales, mucho mejor.
La veo muy contenta, y eso también es muy bueno… Pocos niños se dejan traer a estos eventos…
Se la ve despierta y lista.—Mi abuela escuchó orgullosa, con una sonrisa tontuela en los labios y, apartando alguna silla que otra, se colocó pegada a mí (literalmente hablando)
La amiguita de mi abuela, comenzó la presentación de su novela… No recuerdo demasiado bien de qué iba, pues mientras que ella hablaba yo distraía mi mente con un blandi-blue rojo con ojos que cuando lo estiraba o encogía cambiaban de forma y posición, y que venía además acompañado por una réplica exacta de cucaracha que había sido fabricada con plástico del mismo color marrón oscuro que es característico de esos insectos... o bichos… O lo que quiera que sean…
¡Puag!!!
¡Sí, de esos que dan tantísimo asco!
¡Claro!
De esos que cuando te ven y se dan cuenta de que les has visto salen corriendo a la máxima velocidad que pueden dar de sí sus patitas.
Sí, si, de esas que cuando  las ves, sales corriendo en la dirección opuesta a la dirección en que ella, la cucarachita, ha salido corriendo.
¡JA, JA Ja!!!!…
Sería muy gracioso, si no fuese por el miedo que dan… 
Y… ¡EL ASCO!!!
Despés de un rato de esconder y asomar a la “Cuky” (que así la bauticé) en el contenedor del blandi-blue…
La amiguita de mi abuela terminó de decir de qué trataba su novela.
¡Me alegré!
Guardé a Cuki en su bola y… Al instante, me di cuenta de que sólo fue un espejismo…
Cuando dejó de hablar la amiguita de abuela, comenzó a hablar una mujer que también había escrito una novela…
No recuerdo su nombre, ni recuerdo más que habló de que trabajaba en una peluquería y de algo, que gusta o no gusta a sus clientas…
Me resigné a dejar que Cuki volviese a jugar conmigo…
No me enteraba mucho de qué decía la mujer, hasta que apareció una palabra rara…y...
Enseguida pregunté a mi abuela…
—Abuela, ¿qué es erotismo?—Mi abuela me miró y pensó un rato…
—Un género literario—Contestó.
Dejé de jugar con Cuki y presté mayor atención a las palabras extrañas…
¿Por qué decía aquella mujer que echaba polvos?... Volví a preguntar a mi abuela…
—De la harina, porque es cocinera...
—¿Pero no habíamos quedado en que era peluquera?
—Pues serán del maquillaje—Contestó mi abuela…
Surgió otra palabra… sexo…
Mi abuela cogió la casa de Cuki, mi chaquetón, mis pañuelos, mi botella de agua, y dijo:
—¡Uy! Qué tarde es…
—¡Vámonos Ana!
Obedecí, a pesar de que se estaban poniendo interesantes las palabras raras… Pero más interesante estaba la calle con la iluminación navideña, la pista de patinaje sobre hielo, los caballitos, la montaña rusa de alces… El árbol enorme construido de luces…
La casa de Papá Noel, el portal de Belén pegado a la iglesia Mayor…
La calle, era un lujo reluciente, brillante y navideño…
Distraje a mi abuela para que ella también disfrutase de todo lo que la ciudad regalaba a nuestros ojos ávidos de luz y alegría, quería que impregnase su mirada de belleza, de armonía, de fraternidad y gozo festivo sin igual, que aflora del silencio invernal cada año en estas fechas…
Qué importaba un rato más…
…Cerca ya de casa…
—¡Abuelo, conozco un género literario nuevo!
—¡Qué bien. Cuánto aprende mi niña con su abuela!
¿Y qué género es ese?...
—¡El erótico, abuelo!
Ahora, en cuento llegue a casa, miraré en mi ordenador todas las palabras raras que han surgido en la presentación de la amiguita de abuela.
©Copyright 2017 All rights reserved Mercedes del Pilar Gil Sánchez #AbuelaTeCuenta