analyticstracking.php

analyticsTraking

viernes, 30 de septiembre de 2016

Oh, El Deseo


Deseo que tu río,
Abrace las orillas de mi alma.

Que el ardor de tus susurros,
Abrigue la frialdad de mis aguas.

Que tu aliento, navegue mi oleaje.
Y cabalgue a favor del viento

Tu hálito de vida, e irrigue mis entrañas,
Transformando la sal de mi mar,
En dulces y cálidas aguas.

Que tus afluentes,
Como manos extendidas hacia un lugar infinito,

Acaricien mis fondos, dotándolos de vida
Latente y renovada.

Que tus corrientes, arrastren hacia mí,
El velo húmedo
De un amor que me embriague.

Que el rumor apacible de tus cauces,
Se extienda más allá,
De mis silentes marejadas

Y comulgue,
De mis aguas con tus aguas.

Que tu luz…
Ilumine mis caudales, y consiga lucir
De las simas mis alhajas.

Deseo, tu deseo,
Y…Deseo para mí,
La pureza de tus aguas. 


© #AbuelaTeCuenta 2016
#AbuelaTeCuenta  Copyright © 2016 AbuelaTeCuenta All rights reserved

martes, 27 de septiembre de 2016

Despistina, y su mamá Severina

Despistina:

De la vida de las brujas...
Debes, varias cosas saber.

Los conjuros que ensayamos,
Peligro, pueden en sí poseer...

Para nosotras las brujas,
Nunca estarán indicados.

Jamás debemos tocarlos,
Y mucho menos probarlos...

Ni debemos despistarnos,
Debemos hacerlos... Bien.

Recuerda mi Despistina,
Los hechizos de las brujas...

Te digan, lo que te digan...
Han de servir para el Bien.

Servirán las brujerías,
Para los desamparados.

Que necesiten de embrujos,
Para que se sientan bien.

Despistina, no despistes.
Debes hacer, todo bien.

Dime, por favor brujita...
Que estudiarás,
Que atenderás,
Que intentarás, hacer el Bien.

Serás bruja responsable,
Serás, hechicera del Bien.

La hija de Severina,
La bruja justa del Bien.

A Valentina, tu olla…
Cuidarás de que no explote...

Explotar, daña por dentro…
Se alejará de la olla,
El espíritu del Bien.

El Bien, no es perdurable...
Se disuelve… Se evapora...

Se desvanece en el aire...
Se va, para no volver…

Nada es más frágil brujita,
Nada es más lábil, que el Bien.

Cuídalo mucho mi niña,

Es tuyo, eres tú... la bruja buena del Bien.


Si te ha gustado, y piensas que mi blog se lo merece... 
Podrías votarme en Bitacoras Pinchando AQUÍ

#AbuelaTeCuenta  Copyright © 2016 AbuelaTeCuenta All rights reserved

lunes, 26 de septiembre de 2016

El Paseo de Lúa

Lúa salió de paseo
A explorar mundos nuevos,
Seguir, rastros forasteros.

Halló un rastro de rata,
Vestida de maragata.

Olió un gato atleta,
Que montaba en bicicleta.

Topó, una flor violeta,
Con cara de anacoreta.

Saludó un perro lobo,
Que propuso ser su novio.

Caminó olas de hierbas,
Salpicó de mil estrellas.

Llegó a verla la luna,
Dorada de aceituna.

La cubrió su mejor rayo,
De  luz oscura nocturna.

Regresó a casa danzando,
Despierta, iba soñando.

Con la rata maragata,
Con el gato en bicicleta.

Con el lobo que era perro,
Con la flor anacoreta.

Festejó su gran paseo,

Con baño, y con galleta.


#AbuelaTeCuenta  Copyright © 2016 AbuelaTeCuenta All rights reserved

sábado, 24 de septiembre de 2016

Despistina, Olvidó a Marianera

Esta noche Despistina,
Olvidó a Marianera,
Su feliz espumadera.

Despistina hoy pensaba...

¿Cómo remuevo ahora
mi olla Valentina?

A todos lados miraba,
Una respuesta buscaba.

Valentina observaba,
Más que nada, espantada.

¡Espero buen resultado,
Si remuevo con mi mano!

Contaría tres, dos veces,
Removiéndolo del revés...

Valentina le advirtió,
Y en la mano le mordió.

Contenía Valentina,
Un conjuro medicina.

Curaría de una vez,
Del mundo la estupidez.

Su pócima desharía,
Del mundo la tontería.

Más... una cosa había...
que la niña no sabía.

El mejunje de la olla,
Para brujas no servía.

Si lo toca, Despistina,
Se rompe en gelatina.

Llegó por detrás corriendo...
Oyó su grito a tiempo.

—¡No lo hagas! ¡Que ya llego!
¡Atiza muy bien el fuego!—

Gritó, fuerte Marianera, 
La gentil espumadera.

Mamá bruja oyó el grito
Y a la brujita dijo:

—¿No te hablé del peligro?...
Despistina, te lo digo...
En la olla, hay peligro.—

Repiten brujas a coro,
Todas juntas sin decoro.

“Despistina, te lo digo,
En la olla, hay peligro.
Has de trabajar con tino”

Mamá sigue riñendo:

—Debes cuidar tus amigos
Valentina, Marianera,
olla, y espumadera.

Seguirás muy bien los pasos,
Realizarás buen trabajo.

Si despistas ingredientes,
Peligran seres vivientes...
Perderás, hasta los dientes.

Despistina, mi brujita…
Di, que serás buena hija;

Que estudiarás la lección,
Y pondrás, toda atención.

Despistina, nuestra bruja,
Triste llora disgustada.

Prometiendo ser más cauta…
Y no meter más la pata.

¡Lanzó otro ingrediente,
A la olla, muy ardiente!

¡BLOOOOMMM! ¡Explosiona Valentina!
¡Despistina, no atina,

Esta bruja... es la ruina!

¡Ay!... ¡Ha sido un despiiiisSssTeEeeee!

#AbuelaTeCuenta  Copyright © 2016 AbuelaTeCuenta All rights reserved

viernes, 23 de septiembre de 2016

Despistina y su olla Valentina!

—¿Qué te pasa Despistina
Por qué es que has de llorar?—

—¡Se ha perdido mi olla,
Esta mañana… Mamá!—

Decía la peque maga,
Mientras sus ojos de bruja,
No cesaban de llorar.

—¡¿Si… es la noche de brujas?!…
La tenemos que encontrar….

Has de tener más cuidado!
O tu carrera de magia,
Esta noche acabará.—

Le reprendía su madre,
Recordando que sus cosas,
Es prioritario cuidar.

La olla, lo escuchaba,
Oculta en el más allá.

Estaba muerta de miedo,
Se negaba a regresar.

Despistina asustaba,
A la olla sin cesar.

Pues en la noche pasada
No paraba de explotar

Equivocó siete veces,
El conjuro a ensayar.

¡Regresa ya, Valentina!
Suplicaba a la olla,
La preocupada mamá.

Valentina, nuestra olla,
Se negaba a regresar.

¡Que no vuelvo… que me quedo!
¡Que a eso, no juego más!

¡Me asustan explosiones!
¡Retumban… Ya no puedo más!

Despistina prometía,
No volverla a asustar.

Regresó la buena olla
Con Despistina a jugar.

Un BlOOOOOmmm enorme sonaba
Y el gran corro de brujas,

Espantadas, en escoba
Volando a la luna van.

Y las ollas de las brujas,
Corren, hacia el más allá.

¡Ay!... ¡Ha sido un despiiiisSssTeEeeee!
¡No os vayáis! ¡RetornaAAADDDD!
¡Por FaAAAAVorrrr!!!! Brujas Amigas!!!

¡Por favor, REGRESAAAAAAADDDDDD!!! ¡Yaaaaa!!!

#AbuelaTeCuenta  Copyright © 2016 AbuelaTeCuenta All rights reserved





jueves, 8 de septiembre de 2016

El mil!

—Mamá ¿Por qué los números sólo son diferentes del cero al nueve?—

—¡No te entiendo Merceditas!

¿Qué quieres decir?

Todos los números son diferentes, no únicamente los que van el uno al nueve.—

—Ya, mamá, pero… están compuestos por esos mismos números….

Sin embargo, cada uno tiene un nombre propio, siendo que se repiten.—

—¡No digas tonterías Merceditas!—

—¡Pues no son tonterías!

¡Te lo explico, mami!

El diez tiene nombre propio. “Diez” pero sus números no son propios de él.

Para que el Diez sea Diez tiene que pedir prestado un uno y un cero, no tiene un número propio, tan propio como su nombre...

El once, tiene que decirle a dos unos que se coloquen en fila para ser once, siendo que su nombre es inequívoco. "Once".—

—¡Ay, Merceditas cómo lo complicas todo!—

—No, mamá, lo que es complicado es saber por qué los números cuando pasan del nueve, tienen que buscar un compañero o más para poder formarse.

Imagínate que por ejemplo... El mil encuentra tres ceros charlatanes para llevar detrás, y vuelven loquísimo al uno. Pues ya no querrá volver a ser mil nunca más.

Si “mil” tuviese un número propio como lo es su nombre… No tendría que soportar tantos ceros.

Imagínate mamá, que yo soy el uno, y mi amiga Mar, Marga y Tina, van detrás de mí todo el rato charlando, porque ellas son iguales, como trillizas charlatanas, y yo más tiesa que un garrote, sin brazos y sin poder taparme los oídos… ¡Sería horrible mamá!—

—Lo sería, sí. Jajajajaja.—

—¡Mamá no te rías que esto es muy serio!—


—¡Jajajajaaaaa No, si no me río cariño!—


#AbuelaTeCuenta Copyright © 2016 AbuelaTeCuenta All rights reserved



martes, 6 de septiembre de 2016

La Asimilación

—¡Somos lo que comemos! 
Asimilamos por medio de la comida todo cuanto necesitamos.

Nuestro organismo recoge aquello que necesita y elimina lo sobrante.

Lo que vendrían a ser… ¡Ejem!… Los desechos.—

Merceditas escuchaba esta interesantísima conversación en la radio.
A través de las ondas, un afamado científico explicaba (sin demasiada precisión.) la importancia de la asimilación.

Merceditas, lo comprendió correctamente y se le quedó grabado en el cerebro, palabra por palabra.

—Qué importante es esto de la nutrición.—

Pensó en voz alta Merceditas.

Enseguida se acordó de las matemáticas, de la tarea que traía del colegio…

De todas las asignaturas que debía estudiar, ésta era la peor de todas.

Que si sumar…

Que si restar…

Que si dividir…

Y ahora, que si números quebrados…

Los números quebrados le daban mucha penilla… Los pobrecillos nunca se hallaban enteros y, además se encontraban “quebrados.”

Merceditas los imaginaba escayolados y en una cama de hospital haciendo recuperación de algún hueso roto.

Debería estudiar…

Pensó.

—¿Pero estudiar qué… Si no lo entiendo?...—Razonó para sí misma Merceditas.

Recordó la conversación mantenida en antena por el sabio científico y…

¡No lo pensó más!

Merceditas arrancó las páginas del libro que contenían la lección de “quebrados,” y se las comió esperando asimilarlo “todo” menos las partes desechables.

Su organismo asimilaría los conocimientos en las páginas contenidos y el papel sería excretado como desecho.

Mas...

Enseguida le asaltó una duda:

Recordó que los números que se había tragado, eran “QUEBRADOS

Le invadió un sudor frío... Helado.

¿Habría puesto en peligro sus huesos?...

#AbuelaTeCuenta  Copyright © 2016 AbuelaTeCuenta All rights reserved


lunes, 5 de septiembre de 2016

Yo, Quiero ser bailarina!

Cada una de las noches a las que daba lugar cada nuevo día, Merceditas soñaba.

Y se veía en sus sueños vestida de bailarina, con la falda almidonada, con sus zapatos de baile de puntera reforzada, con su cabello estirado, impregnado de gomina y brillante purpurina que en un gracioso moño, subido a su cabeza, su peinado concluía. Se miraba en el espejo y en sus sueños, para sí misma, frente al espejo danzaba.

Se contemplaba esbelta, y también muy estirada, pareciendo aún más alta, con el moño de su pelo, que al sobrepasar su cabeza, la hacía espigada.

Flotaba en sus sueños, saltaba, brincaba, corría de puntillas y abría los brazos elevando su pierna, igual que un avión, el cielo entero surcaba.

A la mañana siguiente cuando se despertaba, corría hacia el espejo para descubrir en él su traje de bailarina con su falda almidonada, más el espejo brindaba una imagen que la desconcertaba, de una niña desconocida, de una niña en pijama. No existía el moño, ni su falda, ni tampoco existían zapatillas, de puntera reforzada.

—¡Yo, quiero ser bailarina! —

Merceditas, a su mamá reclamaba.

—¡Yo, quiero ser bailarina con una falda muy dura que para abajo no caiga, que se quede suspendida, una falda acartonada.—

—¡Yo, quiero ser bailarina! —

—Quiero ser bailarina, con el pelo muy peinado sin que en mi cabeza haya ninguna raya, que concluya mi peinado en un moño de mi pelo, con el que parezca alta.—

—Yo, quiero ser bailarina, mamá, con zapatillas de baile de punteras reforzadas, para bailar de puntillas, para danzar en la plaza.—
*
—Cariño, para ser bailarina hay que estudiar danza.—

—Hay que esforzarse mucho.—

—Hay que vivir en un lugar en el que alguna profesora, se dedique a la danza.—

—No es posible mi niña, no podrás estudiar danza, no tenemos el dinero, no se puede mi cariño, no podrás estudiar danza.—
*
Merceditas aguardaba la noche para soñar, y soñaba y en las noches que sus sueños eran una realidad exacta. Convertía en bailarina, a la niña sin más trabas. Pasaba noches enteras baila que baila y que baila.

Una tarde de regreso del colegio a su casa, se paró en un comercio a contemplar una caja de la que asomaba una muñeca vestida igual que ella, cuando en las noches danzaba.

Giraba la muñequita, igual que ella giraba.

—¡Mamá, quiero ser esa muñeca!—

—¡Quiero vivir en esa caja!—


—¡Quiero girar así vestida, no quiero cuando me despierto, ver en el espejo que llevo puesto un aburrido pijama!

#AbuelaTeCuenta  Copyright © 2016 AbuelaTeCuenta All rights reserved