analyticstracking.php

analyticsTraking

domingo, 17 de diciembre de 2017

En la presentación

En la presentacion:
Me asomé a mirar y enseguida, me senté la primera y en la primera fila.
Escuché a mi abuela (que siempre va detrás de mí intentando controlar todo cuanto hago)… preguntar:
—¿La primera fila está reservada?
—No, mujer, puedes sentarte donde quieras…
—Es que la niña se ha sentado la primera, y veo que me está guardando sitio…
—Tranquila, mujer… Ja Ja Ja. Eso es que no se quiere perder detalle.
El interés siempre es de provecho, los niños ya se sabe, cuanto más interés presenten por los actos culturales, mucho mejor.
La veo muy contenta, y eso también es muy bueno… Pocos niños se dejan traer a estos actos…
Se la ve despierta y lista.—Mi abuela escuchó orgullosa y apartando alguna silla que otra, se colocó pegada a mí (literalmente hablando)
La amiguita de mi abuela, comenzó la presentación de su novela… No recuerdo demasiado bien de qué iba, pues mientras que ella hablaba, yo distraía mi mente con un blandi-blue rojo con ojos que cuando lo estiraba o encogía cambiaban de forma y posición, y que venía además acompañado por una réplica exacta de cucaracha que había sido fabricada con plástico del mismo color marrón oscuro característico de esos insectos o bichos… O lo que quiera que sean…
¡Sí, de esos que dan tantísimo asco!
¡Claro!
De esos que cuando te ven y se dan cuenta de que les has visto salen corriendo a la máxima velocidad que pueden dar de sí sus patitas.
Sí, de esas que tú cuando las ves, sales corriendo en dirección opuesta a la dirección en la que ella ha salido corriendo.
¡JA, JA Ja!!!!…
Sería algo muy gracioso, si no fuese por el miedo que dan… Y… ¡EL ASCO!!!
Despés de un rato de esconder y asomar a la “Cuky” (que así la bauticé) en el contenedor del blandi-blue…
La amiguita de mi abuela terminó de decir de qué trataba su novela.
¡Me alegré!
Guardé a Cuki en su bola y… Al instante, me di cuenta de que sólo fue un espejismo…
Cuando dejó de hablar la amiguita de abuela, comenzó a hablar una mujer que también había escrito una novela…
No recuerdo su nombre, ni recuerdo más que habló de una peluquería y de algo que gusta o no gusta a sus clientas…
Me resigné a dejar que Cuki volviese a jugar conmigo…
No me enteraba mucho de qué decía la mujer, hasta que apareció una palabra rara…
Enseguida pregunté a mi abuela…
—Abuela, ¿qué es erotismo?—Mi abuela me miró y pensó un rato…
—Un género literario—Contestó.
Dejé de jugar con Cuki y presté mayor atención a las palabras extrañas…
¿Por qué decía aquella mujer que echaba polvos?... Volví a preguntar a mi abuela…
—De la harina, porque es cocinera...
—¿Pero no habíamos quedado en que era peluquera?
—Pues serán del maquillaje—Contestó mi abuela…
Surgió otra palabra… sexo…
Mi abuela cogió la casa de Cuki, mi chaquetón, mis pañuelos, mi botella de agua, y dijo:
—¡Uy! Qué tarde es…
—¡Vámonos Ana!
Obedecí, a pesar de que se estaban poniendo interesantes las palabras raras… Pero más interesante estaba la calle con la iluminación navideña, la pista de patinaje sobre hielo, los caballitos, la montaña rusa de alces… El árbol enrome construído de luces…
La casa de Papá Noel, el portal de Belén pegado a la iglesia Mayor…
La calle, era un lujo reluciente, brillante y navideño…
Distraje a mi abuela para que ella también disfrutase de todo lo que la calle regalaba a nuestros ojos ávidos de luz y alegría, quería que impregnase su mirada de belleza, de harmonía, de fraternidad y gozo festivo sin igual, que aflora del silencio invernal cada año en estas fechas…
Qué importaba un rato más…
…Cerca ya de casa…
—¡Abuelo, conozco un género literario nuevo!
—¡Qué bien. Cuánto aprende mi niña con su abuela!
¿Y qué género es ese?...
—¡El erótico, abuelo!
Ahora, en cuento llegue a casa, miraré en mi ordenador todas las palabras raras que han surgido en la presentación de la amiguita de abuela.
©Copyright © 2017 All rights reserved Mercedes del Pilar Gil Sánchez #AbuelaTeCuenta

jueves, 30 de noviembre de 2017

Un cuento de Reyes

Una mañana en el colegio…
—Lili, estoy muy preocupada e inquieta.
—¿Qué te pasa Lolina?
—¿Has leído el cuento de los Reyes Magos?
—¡Sí! Y…
—¿En tu casa hay chimenea?
—¡Sí! ¿Por qué?...
—¡Nada, que en mi casa… no hay chimenea!
—¡Vaya!
¡Pues eso sí que es un problema!…
Por la tarde, ya en casa
—Mamá ¿Cómo traen los Regalos, los Reyes Magos?
—Todo el mundo lo sabe Lili.
Los Reyes, se descuelgan por las chimeneas de las casas y dejan sus presentes frente a ella, o al lado, o si estuviese limpia, los dejarían en el mismo fogón, sobre la leña.
—¡Oh, mamá… Qué pena!
—No te entiendo Lili… ¿Qué te da tanta pena?
—Mi amiga, Lolina, que en mi clase es mi compañera…
Mamá… ¡Que en su casa no hay chimenea!…
—No te preocupes Lili, que seguro… encontrarán los Reyes solución para ese dilema.
Verás, mi cariñito… Como todo se arregla.
—Pero, por si acaso… Mamá ¿Podré pedir a Sus Majestades… para Lolina la bici que ella desea.
Para que los Reyes puedan bajarla aquí, por la chimenea?
—Dime Lili ¿Dónde vive, Lolina?...
—En una casita sin luz ni agua, y sin chimenea.
—Puedes decir a Lili, que no habrá problema. Daré permiso a los Reyes para que descarguen aquí su bicicleta.
©Copyright © 2017 All rights reserved Mercedes del Pilar Gil Sánchez #AbuelaTeCuenta

martes, 28 de noviembre de 2017

HE VISTO UN BELÉN

He visto un belén
En la tardecita de ayer, cogí un autobús con mi abuela; volvía de Cádiz y ese autobús tenía, una forma nueva.
—¡Parece un belén!
¿Te has fijado mi nena?
Le rodean montañas…
En el centro, un valle, donde lavan la ropa, gentiles lavanderas.
¿Lo puedes ver Ana?
¿Lo ves, desde esta ladera?—
Encogí los hombros, y… pronto pensé…
¡Hay que ver las cosas, que dice mi abuela!...
Pero lo iba viendo…
Lo vi; y vi, también la ladera.
Una madre gestante, sube al autobús y en el centro del valle se asienta.
Y allí mismo, en el asiento de al lado, una amiga se encuentra.
—¡Qué de tiempo María!— Su amiga comenta.
—¿Qué tal Isabel?... La gestante contesta.
—Te veo gordita… ¿Para cuando estás?—“Hablaban las amigas del próximo parto de ella”.
—Muy pronto, en diciembre. Para las fiestas.—Contestaba María, a su amiga… que pregunta resuelta.
—¿Es niño o es niña el tesoro que esperas?—
—¡Niño, Jesús! Ya tiene nombre, y es bueno, se nota bondad en el reposo que lleva.—
—¿Y qué tal va todo?... Tu marido… el trabajo… tu casa, tu familia…
—No, yo no trabajo… Ya sabes, el paro… Mi marido que es carpintero, trabaja labrando madera.
Estamos ahora mal de vivienda. Me han prestado un portal, un antiguo garaje, en un campo, a las afueras. Es bonito y caliente, al lado tenemos un redil con un buey manso, y una mula muy buena. Estaremos allí hasta el fin de las fiestas, que regresan los dueños y la casa me entregan.
¡Te espero, Isabel. Ven con tu familia. Verás que no tiene pérdida. Una luz ilumina el portal de forma perpetua, sobre el techado, igual que una estrella.
©Copyright © 2017 All rights reserved 
Mercedes del Pilar Gil Sánchez  #AbuelaTeCuenta

martes, 21 de noviembre de 2017

Biblioteca Universidad de Cádiz

Con mi agradecimiento

Conozco un lugar habitado de sueños.

Un lugar de patrañas y bolas,

de verdades sinceras, de fábulas y cuentos.

Donde las puertas visten portadas,

donde las hojas no son de ramas,

de encinas o cedros.

Un lugar en que el sol camina

entre nubes de lluvia y de viento.

Amores, batallas, paz, rumores y versos.

Donde animales animan los cuentos.

Un lugar que, burbujea de luces la noche.

Que el día regresa, cuajado de ensueños.



©Copyright © 2017  All rights reserved  Mercedes del Pilar Gil Sánchez  #AbuelaTeCuenta




jueves, 16 de noviembre de 2017

Presentación de "Cuentos sin Límites de Edades en la Universidad de Cádiz. Gracias!

Presentación de "Cuentos sin Límites de Edades" en la Universidad de Cádiz.
Inmensamente feliz. 

El poemario “Cuentos sin límites de edades”, de la escritora Mercedes del Pilar Gil Sánchez se presentó el martes 7 de noviembre de 2017 dentro del programa Se ha escrito un libro por… El acto tuvo lugar en la Sala de los Libros del Edificio Andrés Segovia de la Universidad de Cádiz.

La obra fue presentada fue presentado por el profesor Manuel Cubero, quien sentenció que “la profesión más bonita del mundo es la de abuelo, esa abuela, en el caso de Mercedes Gil, que se inventa algo para que su nieta se divierta”. Lo que recibe esa niña, según Cubero, “es algo único porque los cuentos son ensueños únicos”.

Mercedes del Pilar Gil Sánchez, visiblemente emocionada por las palabras de Manuel Cubero “y por presentar mi libro en la Universidad de Cádiz”, confesó que se había decidido “a convertirme en abuela de todos los niños porque les hablo desde la imaginación y el cariño”.

Gil Sánchez contó la génesis de sus cuentos y de dónde surgieron las ilustraciones del libro. A continuación leyó cuatro piezas de “Cuentos sin límites de edades”.

La escritora María José Solano leyó uno de los cuentos de la autora y el cantautor Pablo Bernal, alumno de la Universidad de Cádiz e invitado por Gil Sánchez, interpretó dos canciones de su repertorio.

El director del Área de Biblioteca, Archivo y Publicaciones de la Universidad de Cádiz, Ricardo Chamorro, cerró el acto e hizo entrega de los cinco ejemplares de la colección del Libro de Bienvenida de la UCA a la autora y de dos libros del Servicio de Publicaciones al profesor Manuel Cubero.

Mercedes del Pilar Gil le entregó a su vez dos ejemplares de su poemario, uno de ellos autografiado, que pasarán a formar parte de la colección Se ha escrito un libro por… y del patrimonio bibliográfico de la UCA, donde quedará custodiado para su consulta e investigación.
Transcripción del artículo publicado por la Sala de los Libros de la Universidad de Cádiz sobre la presentación de mi libro de poemas infantiles "Cuentos Sin Límites de Edades" Gracias!!!
(Una nota periodística escrita por: Daniel Heredia) Gracias!

miércoles, 1 de noviembre de 2017

Presentación en Cádiz Martes siete a las siete

Invitación y Cartel para la presentación de mi libro "Cuentos sin Límites de Edades" En #Cádiz
Si el Martes día siete estás en Cádiz, no dudes en hacernos compañía. Contamos con un presentador de Excepción: Don Manuel Cubero Urbano, y con la colaboración del cantautor Pablo Bernal Sánchez. 
Ya sabes... Contamos con tu presencia! 
Con Opiniones de lectores Cinco Estrellas.
Un Libro posicionado en el número uno de su categoría

martes, 31 de octubre de 2017

Reflexiones de una abuela



Hay veces que el dolor nos impide gozar de lo que hemos amado, o de lo que nos ha hecho felices en grado sumo. 
los seres humanos somos contradictorios.



Nos duelen tanto los sentimientos, que huimos del sufrimiento por la pérdida de lo amado retirando ojos u oídos de lo que va a estar de forma perenne e indestructible en el interior más oculto de nuestros corazones.

©Copyright © 2017  All rights reserved  Mercedes del Pilar Gil Sánchez  #AbuelaTeCuenta

Doodle de Google para conmemorar Halloween.

Hoy, el Doodle de Google. Un cuento de Halloween que fomenta la amistad.
Es, como uno de mis cuentos!

sábado, 28 de octubre de 2017

Ferrolina, la pequeñita de hierro

Cada mañana Ferrolina acudía a su colegio,
vestida con su uniforme con cuello de marinero.
Ferrolina disfrutaba jugando en el recreo,
con los niños y las niñas, con juguetes, y muñecos.
Estudiaba Ferrolina los ríos y abrevaderos,
los montes y las montañas, los senderos de su pueblo.
Jugaba a la pata coja, al pillar, al escondite…
al correr, o cualquier juego…
Ferrolina, con el agua no jugaba, no viajaba a la playa,
jamás mojaba su cuerpo.
Se lo advertía su padre:
—Ferrolina, hija mía, para ti el líquido no es bueno…
—¿Me resfriaré papaíto… Le hará daño a mi pelo…?
No sabía Ferrolina que su piel era de hierro…
Su papá la construyó con latas que algún día,
fueron llenas de refresco…
Ferrolina, era burbujas, envueltas en fino hierro…
Un día la bella niña…
Acompañó a sus amigos a la piscina del pueblo…
—NO te bañes Ferrolina, es malo para tu cuerpo…—
Le advirtió su papá al cruzar por el sendero…
Llegaron a la piscina y los niños le advirtieron…
—No te bañes Ferrolina que se estropea tu cuerpo…
Tu papá nos lo previno, que el agua es muy dañina,
para ti, para tu cuerpo…
—¿Pero por qué ha de ser mala, por qué para mí
y no para ninguno de ellos…?—
Señalaba Ferrolina a los niños que jugaban
en la piscina del pueblo…
Corrió, corrió Ferrolina, saltó del borde a dentro,
Se metió en la piscina y se hundió como un plomo,
Como se hunden los hierros…
No flotaba Ferrolina,
que se hundía sin remedio…
Recordó su piel de lata, burbujas que contuvieron,
acudieron al rescate, las burbujas de refrescos,
La elevaron desde el fondo, la flotaron con esmero…
No existían diferencias entre Ferrolina la niña,
y los niños de su pueblo.
Jamás supo Ferrolina que su cuerpo era de hierro.
©Copyright © 2017  All rights reserved  Mercedes del Pilar Gil Sánchez  #AbuelaTeCuenta