Te gusta la moda?

analyticstracking.php

analyticsTraking

miércoles, 3 de abril de 2019

Merceditas y la primavera

—Abuela… 
—¿Dime… Merceditas?....
—¿Por qué hoy es primavera?

—Pues… porque se ha ido el invierno…
—¿Pero por qué hoy, y no ayer u otro día abuela?
—Pues… porque… da comienzo en el mes de marzo… y estamos en marzo… nena…
—¿Ayer no era marzo?...
—Sí, ayer también era marzo; pero no era primavera. La primavera comienza hoy porque es día veinte de marzo; ayer, era día diecinueve…
—¡Ah!... ya…
¿A que es bonita la primavera abuela?...
—Si, que lo es…
—¿Sí… Y a ti, por qué te gusta, abuela?
—Por lo mismo que a ti, porque hace menos frío y no he de ponerme los calcetines gruesos de lana, ni la bata acolchada para estar en casa—
—Pero ahora llevas puesta la bata, abuela y también los calcetines... ¿Por qué?...
—Porque tengo frío…
—¿Pero no es primavera?
—¡Sí, niña, es primavera, y tengo frío!
¡Ya está bien de tantas preguntitas!...
¿Es que no has ido al colegio y no te ha hablado la señorita Mili de la primavera?…
¡Niña… es que eres una bomba en estallido de preguntas!
—¡Sí!
—¿¡Sí… Qué!?
—Sí, que la señorita Mili nos ha hablado de las flores, del tiempo, que pasa de frío a templado…
Aunque… no ha dicho nada de tu bata, abuela…
... ...
—¡Vamos a ver… ¿Qué es lo que te pasa ahora?… No pongas esa cara de tristeza, que te pones muy fea, Merceditas!...
... ...
—Es que…
—¡Venga, arranca de una vez, y quita ya la carita tristona… Di todo cuanto hayas de decir de una vez!
—Es que son más preguntas abuela, y a ti… no sé por qué...¿Por qué no te gustan las preguntas?…

—¡Sí, que me gustan!
¡Venga, dilas todas de una vez!

—¡Vale!
¿A dónde van las flores cuando no es primavera… dónde se esconden mientras que llega la primavera, a dónde han ido cuando no han florecido en el jardín… Por qué la primavera es más cálida que el invierno… ¿Por qué en primavera hace un clima templado? Por qué hay primaveras en distintas fechas, en distintas partes del mundo… Por qué no dura para siempre la primavera si tiene flores y es tan bonita… ¿Te gustaría que durase para siempre la primavera abuela?
Y… ¿por qué nadie quiere contestarme abuela?

—Ummmmm…. Ummmmmmm…

¡Espera un ratito cariño, que voy a por la enciclopedia!…

—¿La enciclopedia?

¿Qué es una enciclopedia, abuela?
¿Para qué sirven las enciclopedias?
—¡Para contestar tus preguntas, nena!
—¿por qué están mis preguntas en una enciclopedia?... ¿Quién las ha puesto ahí?...

—¡Ay, nena… necesito la enciclopedia, porque yo no tengo tantas respuestas!


—¿Pero… Por qué… abuelita?...

—¡Ainssss!!!

¡Paciencia… Señor… Paciencia!!!!

¡Ven aquí a que te abrace!… mi preciosa primaverita, dulce y pequeña…

© Mercedes del Pilar Gil Sánchez
#AbuelaTeCuenta

viernes, 29 de marzo de 2019

Regué hoy tus plantas

Regué hoy tus plantas,
perdidas en el tiempo,
las por ti, olvidadas,
el día de tu huída…
enmustiadas, dolidas
echándote de menos
dormidas, perdidas.
Te recordé con el agua
con vertidos de lluvia
que tus manos recogían
el umbral de mi memoria
traspasó esa puerta
que estaba para ti,
totalmente prohibida.
Se produjo tu entrada…
a la una de la tarde
la furiosa transgresión
de una memoria
que es, y ha sido siempre
absolutamente mía.
Y allí estabas tú…
hermosa, intacta
dulce, y armoniosa
tu imagen renacida
tu grácil figura
candor, y hermosura
cual gentil holograma
de felicidad destruida
¿Qué haces aquí de nuevo…
no sabes tú, que en este
que es mi espacio…
continúas prohibida?
¡Grité a tu imagen
a tu exacta holografía!
Mientras mis lágrimas
mudadas en torrentes
brotan expatriadas,
cruzando mis mejillas.
Lloré, ante tu presencia…
tu reflejo, de recuerdo
perpetuando mi memoria;
tu presencia transgresora
tu intromisión en mi vida.
Lloré, amargamente
mientras no alcanzaba
a separar mis ojos,
de esa silueta tuya
en tu perfil convertida.
Lloré, cabizbajo
para dejar de verte,
para no sentir que aún
mi pensamiento, mi alma
a gritos, silenciados
tu nombre repetían.
y… volví a gritar
desesperadamente
ya que tú aquí… aquí…
en mi pensamiento…
estás más que prohibida.
¡Debí tirar tus plantas!
Sé, que, debí hacerlo…
cuando me abandonaste,
en ese mismo instante
© Mercedes del Pilar Gil Sánchez
#AbuelaTeCuenta
Echa un vistazo

martes, 26 de marzo de 2019

Arde Galicia

Otra vez he de ver en las noticias que Galicia vuelve a arder... ¿Hasta cuando dejaremos que ocurran este tipo de barbaries... Cuándo se van a poner penas que realmente hagan desistir a los pirómanos? 

Una tierra tan linda, y que se encamina hacia un lugar desértico, sin vida, porque... 

¿Qué piensan los desnaturalizados pirómanos que pueda ocurrir con la vida de lugares que son quemados sistemáticamente? 

Les puedo responder hasta yo, que desconozco la profundidad del daño acaecido; del daño momentáneo y del perdurable... 

--No quedará nada más que desierto, en una zona que ha sido conocida por el verde de sus campos, por la fértil naturaleza, por la maravilla de vida que han brindado siempre sus tierras. 

No sabéis cuánto me ha dolido ver en imágenes la tierra calcinada, las llamas renacidas e inapagables, que el viento desvía a su antojo de un lado a otro sin límites, sin puertas o cortafuegos que sean capaces de pararlas.

Me ha dolido, sí, me ha dolido, pero ante todo, mi interior, se siente orgulloso de la generosidad de sus gentes, que luchan contra el dragón enfurecido con simples cubos de agua... 

Sois valientes, generosos, y en vuestro corazón no existe la maldad o el odio y vais de casa, en casa, a jugárosla contra el monstruo en llamas, que se ríe de vuestros cubos como si no contuviesen nada... 


Sólo vuestro esfuerzo hasta el desaliento, y vuestra constancia podrán vencerle, y vuestro valor infinito al enfrentarse a sus garras. 

Arde Galicia; y el humo, la oculta entre sus fauces cubriéndola de inmensas llamaradas.

sábado, 23 de marzo de 2019

Draculín, para la próxima ¡AVISA!

He alcanzado la mañana

despertándome dormida
y... dormida aún me encuentro...
Despierta, aunque... dormida...
¿Me habrá picado un mosquito,
o... has sido tú, "Draculilla"...
que has venido esta noche...
a morder, mientras dormía...
Y... Yo sin darme ni cuenta...
para la próxima... ¡AVISA!
y te estaré esperando...
haciéndome la dormida...

Tiene guasa...
que alcanzada la mañana...
me despierte... aún dormida!
y no halle en mi cuello...
recuerdos de tu mordida...
y mi memoria zozobre...
al recordar tu visita.

© Mercedes Del Pilar Gil Sánchez
#AbuelaTeCuenta
¿Quieres publicar tu cuento? Ponte en contacto con nosotros
Si deseas publicar tu cuento, esta es tu editorial.


jueves, 21 de marzo de 2019

Dia Mundial de la Poesia "Si se perdiese la luna"

Si se perdiese la luna

colgadita de un clavo,

pegada de una antena...

que triste y solo quedara
el pobre planeta Tierra.

Sin su brillito de nácar,
sin sus rayitos de perla 

sin su luz enamorada...
sin esas luces que flotan

en las agüitas oscuras
en las que mecida sueña.
🌛🌗🌜



martes, 19 de marzo de 2019

Te busqué en los albores de la tarde

Te busqué en los albores de la tarde
a través de lo lejano y prohibido
a través, de tu tiempo y de mi tiempo,
caso omiso, de permisos prohibitivos.

Indagué en espejos encontrados
rebusqué tu reflejo, en sus lunas repetido.
 Nadé entre aguas delicadas 
en nostalgias, de unos besos concedidos...

que volaban sobre luces de farolas
cual palomas, de nocturnos desatinos.
Como eco revelado por la bruma,
tu silueta, zozobrada en mi memoria...

hoy regresa, como un sueño concedido.

© Mercedes del Pilar Gil Sánchez
#AbuelaTeCuenta



domingo, 17 de marzo de 2019

Los sueños...

Dejaré hoy de dormir,
prefiero soñar despierto
ya que los sueños insomnes,
se nutren de pensamientos.


Mientras los sueños dormidos,
son esencias de Morfeo
sin control, sin más deseo
que el patrocinio de Hipnos,
el promotor de los sueños.

No quiero que Nix, la noche
participe en mis anhelos,
no deseo más dominio,
que ser dueña de mis sueños.


©Mercedes Del Pilar Gil Sánchez 
#AbuelaTeCuenta
imagen procedente de internet

viernes, 15 de marzo de 2019

Te busqué...

Te busqué

en las luces mortecinas del recuerdo

donde tu nombre aún vivo,

boqueaba en el espacio de lo muerto.

Te busqué, para hallarte de momento

y abandonarte en lo perdido,

una vez allí,

en el filo de la memoria descubierto.

©Mercedes del Pilar Gil Sánchez


lunes, 11 de marzo de 2019

Editorial: Colección Luna Blanca (Editorial Infantil y juvenil)


 

Vistió de blanco la luna
para casar en la playa,
con una ola de espuma
blanca, como de nácar.

Sobre arena de luna,
casarles podría un Rey…
o les casará, un Papa,
sobre concha de alpaca.

Bailarán juntos la rumba
en un festejo con guasa
comerán sal de aceituna
con chaquetitas de pana.

Partieron, luna y espuma
en su barquita de plata
con remitos de dos palas,
hacia un hogar en la playa…

Una casita de luna
y madreperla muy blanca
con puertecita de bruma
y dos ventanas de lata.

Se redondea la luna
y se vuelve aplatanada,
para abrazar a la espuma
y crear lunas muy blancas…

Lunitas de madreperla
y lunas de espuma blanca,
que brillan hoy en el cielo
como estrellitas de nácar.
©Copyright
Mercedes del Pilar Gil Sánchez

https://coleccioneditoriallunablanca.blogspot.com/

martes, 5 de marzo de 2019

La playa de la caleta


Al Cádiz, color de miel, coco, canela inquieta...Su playa de la Caleta.

El mar besando la arena...
olas cosidas de espuma
su aire, suave de pluma,
la luz, que al agua palpita...
Plata, soñada de arena
olas que rompen lasas, quietas

sosiego de aire y luna...

Como tu paz, linda Caleta
pompa, soñada de espuma,
no existirá en ninguna.
Aire, y playa, brisa, quieta…
Orgullo, tesoro de Cádiz,
dulce de miel merengado
pastel de coco y canela.
luces de novia y coqueta…

Tú, bella playa… de La Caleta.

©Mercedes del Pilar Gil Sánchez
#AbuelaTeCuenta

sábado, 2 de marzo de 2019

Los enlaces de Mercedes



https://www.diariodecadiz.es/chiclana/mercedes-gil-libro-fundacion-quinones-chiclana_0_1329167456.html















jueves, 28 de febrero de 2019

Una ola en el día de Andalucía

Me contó una ola, que un día, llegó a una playa de ensueño, y quiso besarla, mecerla,sentirla, oler su acento... 

Andalucía, cantaban los niños, asomados a un muro de antiguo convento... 

Andalucía, reía y gozaba, un simpático viento...

Y Andalucía crecía en costumbre de vida, en bullicio de fiesta, en sentidos disfraces y canciones al viento...

La ola, por ser ola, debía alejarse, para regresar de nuevo, y soltó dos perlas, de espuma muy blanca; la gracia, el salero...

Bordando a Cádiz, como a un monumento.

Junto a San Fernando, su isla bonita, con su mismo acento.


©Mercedes del Pilar Gil Sánchez
#AbuelaTeCuenta


Feliz día de Andalucía

Anda, AndaLucía,
lucida...
mecida al viento
cubierta por rojos
de soles despiertos.

Cubierta de nubes
que empujan los vientos
Tú eres bravía
Tú, eres ensueño...
Claveles bordados,
en pasión revueltos.

Andalucía, 
cantada por mares
y poetas risueños,
tu campo es de vida
tu cuerpo es deseo.
Renaces, revives,
te aman, te sueñan...

Tú, eres deseo.

©Copyright 
#AbuelaTeCuenta

martes, 26 de febrero de 2019

Si esto se acaba...

Si esto se acaba... 
Con dolor lo digo, 
porque así lo siento
despedir amigos,
de un mundo que vive
y que ya bien pronto
estará desierto...

Si esto se acaba,
que parece cierto...
aquí vuestra amiga
agradece tanto,
como este micromundo
de seres queridos
le ha concedido
y que tan cercanos
les vengo sintiendo
Adiós mis amigos...
Sepáis que os quiero!!! 

©© AbuelaTeCuenta.
Podemos seguir en contacto mediante Twitter 

https://twitter.com/AbuelaTeCuenta

@AbuelaTecuenta

#AbuelaTeCuenta

Siento muchísimo el cierre de un lugar lleno de personas maravillosas a las que aprecio de todo corazón.
Gracias a todos por vuestro apoyo y cariño.
Mil gracias!!!


🙋🙅🙆🙇🙍🙎🙋

domingo, 24 de febrero de 2019

Un efímero equipo de baseball



—¡Todos al patio! —Gritó con energía el profesor de gimnasia.

¡Vamos a formar un equipo de baseball! 

En principio, nos familiarizaremos con el bate…

¡Quiero, que lo toquéis, que lo sintáis, que lo sopeséis!... Que notéis su peso, entre vuestras manos…


Como sabéis, el bate es una de las partes más importantes del juego; así, que debéis tomar familiaridad con él. 

El juego constará de nueve jugadores en dos equipos que serán contrarios el uno al otro.

Nos pondremos en formación, de cuatro, para tomar contacto con la herramienta principal… y deberéis repetir los movimientos que yo haré como demostración: 

¡Todos en fila de cuatro! 

¡A formar!!!

¡Recordad… Repetid!!!

¡¿Tenéis todos un bate?!

—¡Sí, señor profesor! —

—¡Recordad, haced lo que yo haga!

Coged el bate con ambas manos… Derecha arriba, e izquierda abajo…

—¡Yo soy zurdo, Señor profesor!

—Está bien, Guillermito. Tú la izquierda arriba…

¡Repetid, al grito de “ya”!

¡Bate arriba!...

¡YA!!!

—¡Ayyyyyyy!!!!

—¿¡Pero qué co… ha pasado!? —

—Señor profesor… Guillermito, que ha dado un batazo a Juanito, al levantar el bate…

—¡Guillermito! Salte del grupo, y acompaña a Juanito hasta la enfermería.

—¡Ha sido sin quererrrr!!!

—No pasa nada, Guillermito, ¡Ve con tu compañero!

—¡BuaaaaaaaaaaaaaaaaaaAAAAAaaaaaaaaaaa!!!

—¡Venga, Juanito, que no ha sido nada!...

—¡BuaAAAaaa… ¡Sí ha sido, profesor, que estoy sangrandoOOOoooo!!!

—¡Anda, ve a la enfermería!!! Pero si eso, no es nada…

¡Sigamos, chicos… Posición de bate arriba YA!!!

¡Bien hecho; muchachos!!!

¡Hacia delante… y… Hacia abajo, con las piernas flexionadas!!!

¡YA!!!

¡Clonnnn… Clonnn… Clon… Cotoclonnnn… Clon… Clon… Clon!!!!

—¡Mierda!!!

¿¡Pero qué hacéis todos en el suelo!!!??? Menos la última fila…

—Profesor, mientras usted estaba de espaldas, subimos el bate como usted indicó, y al bajar el bate… Como usted ordenó… 

¡Hemos dado en la cabeza a los de delante!!!!

¡BuuAAAAaaaa BuaaAAAAAaaa BuaaaaaAAAAA
BuaaaaAAAaaaaAAAAAaaa!!!!!!!!!


©Mercedes del Pilar Gil Sánchez 

⚾⚾⚾⚾⚾⚾⚾⚾⚾⚾⚾⚾⚾⚾⚾⚾⚾

domingo, 10 de febrero de 2019

Valoración de Las Vacaciones que iluminaron mi Vida por el profesor de la UCA José Antonio Hernández Guerrero

Valoración de la novela 
"Las Vacaciones que iluminaron mi Vida" 
Por el catedrático de la U.C.A. (Universidad de Cádiz) 
en Literatura, 
y Literatura Comparada,
Don José Antonio Hernández Guerrero

El relato de unas vacaciones constituye un examen introspectivo, de

los ecos que los comportamientos perversos de quienes maltratan,
prostituyen y ensucian las relaciones amorosas. Es un análisis minucioso, agudo y profundo de la relación íntima del amor con el bienestar humano.

A lo largo de la narración en la que Juan, que es un hombre ingenuo, bueno y cariñoso, está dotado de una elevada habilidad para identificar y para explicar las resonancias íntimas de sus experiencias cotidianas, de las sensaciones, de las emociones y de los sentimientos que le producen las frustraciones y los éxito de sus generosas entregas amorosas y las felices consecuencias de unas vacaciones desafortunadas.

La manera “emotiva” de describir un paisaje invernal en medio del
más sofocante estío, arranca de manera irreprimible su entusiasta
exclamación:
“¡Que bellas son las cosas cuando están alejadas de la destructiva
mano del hombre!...
¡Qué inmensamente bellas!... (24)

Y es que, efectivamente, los propósitos y las expectativas de Juan
son tan ilusionantes que, conforme se acerca a ese pueblo que la publicidad le ha pintado como un paraíso, experimenta una extraña emoción, que somatiza en una “sensación” que comienza a pervivir como un “hormigueo en sus pies, que horripila sus brazos, y que se adentra en su garganta en forma de ahogo como de llanto retenido; para terminar humedeciendo sus ojos, que llega a desbordarse incapaces de contener la inmensa emoción que les cautiva” (24).

Sus sensaciones y su sentimientos negativos también están
estrictamente matizadas cuando describe la desilusión que experimenta tras comprobar las deficiencias del lugar elegido para sus vacaciones de agosto y que le proporciona “una horrible muerte lenta, cercada por el silencio destructivo, aburrido `mortal´” (27).

El silencio es aquí -afirma- el rey…
Un silencio que Juan explica mediante una expresivas imágenes: Ese silente sigilo se hace denso, cortante, y se extiende como bruma en un día nublado; caminando de calle en calle hasta cubrirlas todas y por entero de callado rumor de silencio, oscuro, espeso, tupido y aburrido como la misma muerte (48).

Y es que, siguiendo a lo largo de todo el relato un expresivo juego de paradojas –otro de los recursos más usado en la novela-, dibuja con idéntica nitidez las impresiones que le causan los ruidos de las carcajadas que “irrumpen en la oscuridad de la noche cortándola y traspasando el silencio que la envuelve. Taladran paredes hasta clavarse en lo más profundo de sus oídos como estiletes lanzados por oscuros ninjas camuflados por sus trajes negros en el vacío sepulcral de la noche, que consiguen mantener sus ojos
abiertos de par en par como si fuesen los de un pez, carentes de párpados y pestañas. Redondos y sobresalientes, a los que fuese imposible cerrar (36).

O, por ejemplo, el retrato que dibuja de Pepe -que posee una tienda-
bar-comercio-carnicería-pescadería-mercería-ferretería en la que hay de todo y en la que él es el confesor oficial- el psicólogo y el médico del pueblo de la Olla. Un hombre de pueblo, que lleva al pueblo “en su apariencia exterior” y “dentro de sí”. De los que el pueblo ha penetrado en sus entrañas y ha instalado dentro de su alma las raíces” (46).

En contraste con ese denso silencio, reina también a otras horas los
ruidos antes desconocidos:
“le viene dada como por añadidura a la inquietante quietud de
silencio, la insólita virtud de multiplicar por mil los propios ruidos
corporales, del palpito de sus sienes, de la entrada y salida del aire en el interior de sus propios pulmones, de los latidos cardíacos, o sus insólitos borborigmos que hasta ahora, tras sus treinta y tantos años, desconocía de su existencia.

Por eso afirma: ¡Ven a mi casa rural para descubrir que no eres más
que una sucesión de ruidos continuos tirados sobre una cama…etc.
… Resulta gracioso darte cuenta de que en realidad no eres más que
una sucesión de diversos ruidos en diversas tonalidades de sonido, y que jamás en treinta y cinco años te habías dado cuenta (49).

Y el otro causante del malestar:
¡Amanda!
Esa sucesión de letras, ese simple nombre le duele, le hace daño, le
desgarra el alma por dentro, aplastándole el corazón y arañándole las entrañas...

Mi Amanda, la que en otro tiempo me podría hacer morir de amor, se ha convertido en mi dolor, mi mentira, mi desamor… ¡Mi desesperación!
¡Mi maldición y mi desgracia!

“ARMANDA”, LA LLAMA SU MADRE… y qué razón tenía…
¡AR – MANDA! (67 – 68)
Amanda lo llenaba todo con su nombre en su minúscula vida (70).
“Cuanto más la amaba, cuanto más crecía en mí la admiración hacia ella, más se enterraba, más bajo aún que sima abisal, mi imagen. Mi propio yo se deslizaba sin cesar en las más recónditas profundidades. En la profundidad mayor que pueda hallarse entre las fosas de las Marianas” (72).

A partir de entonces, y para ella, había dejado de llamarme Juan.
Había dejado de tener nombre, me había convertido para Amanda en “Piltrafa”.
Ni siquiera era: Juan Piltrafa.
Era únicamente “Piltrafa” (73).

Insensiblemente me fui convirtiendo, embutiendo en el nombre,
como si me hubiese introducido dentro de una crisálida… (73).

“Cuando la conocí, la consideré el Arca de mi felicidad, el eslabón
faltante de mi cadena de ADN. El imprescindible motor que proporcionaría latidos constantes a mi corazón, ahogado en su sangre por un simple latido del corazón de ella… (76).

… Cuando la vi a la mañana siguiente de la primera vez que
dormimos juntos, con la cara lavada, sin sus “arreglos”, continuaba siendo guapa, hasta puede que más, y era aún más bella sin maquillaje, pues es la suya una belleza pura, natural, inmaculada. Mucho más dulce y graciosa que cuando se hallaba retocada por sus pinturas y sus aderezos de “pose” o de sigilosa “guerra” (77).

El contrapunto, sin embargo, está en Zapatitos -el gato aquel que,
Juan encontró, abandonado al lado del contenedor de la basura, después de su desastre de matrimonio. Era el fiel reflejo de sí mismo, de su situación,
de su falta de amor, de su realidad de absoluto abandono. Él fue quien lo rescató con su desinteresado cariño.
Pero, sobre todo, fue Marta, la vecina jovencita quien, simplemente
utilizando los nudillos, tras comprobar que acababa de regresar de las vacaciones, llamó a su puerta generando un intenso nerviosismo que le hizo temblar las piernas y las manos, y unas intensas palpitaciones del corazón.

Y es que, esta es la conclusión:
“no se puede dejar de amar cuando uno lo desea, o cuando lo necesita…
Los sentimientos llenan el sistema límbico de nuestro cerebro a su
aire, anidan en él para acomodarse allí por el tiempo que ellos mismos
determinan y no hacen caso de lo evidente, ni suelen hacer caso alguno de la razón”.
“Pienso que la mayor parte de las veces amamos únicamente para
sufrir por amar, sin que nosotros mismos hallemos remedio para ese
horrible mal capaz de destruir el resto de nuestra vida” (80).


💖💖💖💖💖💖💖💖💖💖💖💖💖💖💖

Muchas gracias. Muchísimas gracias.

jueves, 7 de febrero de 2019

No, no quiero!


No deseo más amor
que el de la noche.
Más amigo 
que la luz
de un sol en la mañana.

No quiero más caricias 
que tu nombre;
arrullando mis oídos
en la calma.

No quiero recorrer
más horizonte
que tu pecho,
latiendo junto a mí
de madrugada.

No quiero; no, no quiero...
más jardines
ni más flores,

que las rosas de tus labios
renaciendo en mi boca,
y en mi cara.

© Copyright 

👄👄👄👄👄👄👄👄👄👄👄👄