analyticstracking.php

analyticsTraking

lunes, 2 de diciembre de 2019

Belenes por doquier

Todas las fechas son malas para quien habita la calle como lugar único de residencia.

Todas, absolutamente todas las fechas del año son malas para hacer morada de una acera, en una calle cualquiera. Todas, pero en invierno, cuando llueve, hiela o nieva, no es la calle el lugar más acertado para pasar las noches, ya que estoy segura, de que se pasarán en vela, aguantando dolores musculares y articulares, de unos huesos que protestan por del contacto con frío que acumula el suelo, del viento encorajado, y demás elementos adversos, hasta que los dientes les castañetean.

Un colchón de cartones, unas cuantas mantas, un chaquetón, si es que hay suerte... son esas las armas únicas con las que lidiar contra la intemperie. 

Existen entre los protagonistas de esos improvisados belenes,  personas que cobran ese sueldo ridículo de cuatrocientos euros mensuales, que sin duda, les desaloja de sus viviendas, del contacto familiar, y de todo cuanto con anterioridad al ridículo subsidio, les mantenía a buen cobijo, bajo un techado, como a personas de bien. 

Ahora, las calles son sus viviendas, las únicas que pueden pagar; las únicas que les aceptan, y en estas fechas de navidad, las que les alojan en reuniones de verdaderos, e improvisados belenes, con independencia de dónde esté situada la ciudad en la que duerman, ya que en todas y cada una de las provincias españolas, existen belenes con protagonistas reales, que no pueden calentar sus organismos, con nada más, que el calor que desprendan los cuerpos de ellos mismos.

Nadie les dará visibilidad; no podrán competir con belenes tradicionales, porque la pobreza jamás ha interesado a nadie, y jamás interesa.

Resultado de imagen de durmiendo en la calle dibujo

jueves, 28 de noviembre de 2019

Protoestrella, y la Supernova Negra.

Hacia un recodo nocturno 
caminaba Protoestrella. 
Un fruto de guardería… 
de guardería de estrellas. 
Con sus gases expandidos;  
¡una promesa de estrella  
con sus nubes, aún revueltas… 
eructando el helio, a ciegas! 
Hidrógeno carga a espaldas… 
expandiendo sin cuidados 
cúmulos radiactivos… 
nebulosas, sin reseñas. 
Cuando llegó la esperaban 
varias gigantes rojas 
nebulosas planetarias, 
alguna enana blanca, 
y… una Supernova Negra. 
—¿Oye tú, de dónde vienes… 
Se puede saber quién eres? 
Interpela Supernova… 
a la pequeñaja estrella, 
Y, Protoestrella sospecha... 
que la “Súper” se revela. 
—¡No me eructes en la cara! 
Aleja de mí esos grumos 
y tus gases radiactivos… 
¡Aléjate de mí… que tú,
no eres aún, ni estrella! — 
Carraspeó Supernova,
emitiendo un gran soplido
que asustó a la pequeña, 
a la no nacida estrella.
Protesta la parvulilla… 
—Perdóname que te diga… 
que el Universo es de todas… —
—¡El Universo es… de estrellas!—
Corrige la Supernova 
con tono de reprimida,
"Reprimida, y Reprimenda" 
—No eres tú aún Estrella… 
y no sabes comportarte, 
pues... las estrellas juzgan, 
y, corrigen, y, critican… 
a las pequeñas y tontas… 
¡No sabes tú ser Estrella!  
¿A que tú nunca has leído 
ningún manual de estrellas?... 
¡No hay calidad en tus brillos! 
tus núcleos ni explotan... 
tu resplandor, lunas muertas.
¡Vete de ahí, que estorbas! 
La Protoestrella llorosa, 
se gira en varias vueltas, 
y nace desde su núcleo 
un poder alucinante,
de fuerza centrifugante 
que los gases reconcentra… 
y a sus nubes aglutina. 
La fuerza gravitatoria,
por gravedad las condensa. 
y… surge ya un atisbo 
(mal que pese a Supernova)

Copyright ©Mercedes Del Pilar Gil Sánchez
Resultado de imagen de estrellas

lunes, 18 de noviembre de 2019

Ha llegado el Fin

Nadie recuerda ya el principio de todo; nadie es capaz de abarcar con recursos propios de su memoria la fecha concreta, el lugar, o el medio en que comenzó a morir el Planeta Tierra.

Hay quien piensa que lo mató la especulación; el afán de riqueza del género humano… Otros, que ha sido fruto de las guerras, introduciendo como principio el veintiocho de julio de mil novecientos catorce. Estos pensadores, amplían el comienzo del fin, hasta el seis de agosto de mil novecientos cuarenta y cinco, con el lanzamiento de la primera bomba atómica.

Otros, pensamos que el fin comienza antes, cuando Charles GoodYear consiguió modificar las propiedades de la goma natural consiguiendo que el caucho se mantuviese seco y flexible a cualquier temperatura. Después Alexander Parquers en el mil ochocientos cuarenta y cinco cuando logró sintetizar la parkesina; o después cuando se dio la bienvenida al celuloide, quien dio paso a distintas investigaciones con distintos polímeros, hasta llegar a la era del plástico; más o menos en los años setenta hasta nuestros días, en que se resuelven caros problemas con caros productos, para ser sustituidos por la rara asequibilidad del material plástico.

Hoy, el plástico lo invade todo, las tierras cultivables, los más inasequibles lugares de los más apartados mares, para acabar introduciéndose en el interior de los intestinos... los vientres hambrientos de todos los animales que habitan la Tierra, negandoles la vida a ellos, y como consecuencia insalvable, la vida a los seres humanos.

Se le ha echado la culpa a la desforestación, por la que no se ha hecho por remediarla, absolutamente nada, si no que se ha echado "más leña al fuego" a cada verano de especulación maderera, consintiendo la propagación de incendios tales, que ni las nuevas técnicas, ni una arreciada lluvia, han sido capaces de apagar, porque el dinero llama al fuego desde los más diversos frentes, para que invertir el poder de las llamas, se haga cada vez, más imposible.

Y… aquí estamos los últimos supervivientes, intentando la evacuación hacia las cúpulas de metacrilato contenedoras de oxígeno dispuestas en el planeta Marte, que pretenden acogernos en permanente exilio, sobre su árida arena roja.

Han salido ya varias naves, pero la realidad, es que no cabremos todos… Yo sé que no cabremos, y que la prioridad para el viaje sin retorno, ha de ser siempre para la juventud con esperanza reproductora, desprovista de taras, con fuerte esperanza de supervivencia, y carácter apaciblemente adaptativo.

A mí, a las puertas de la nave, únicamente me quedará rezar por la salud de sus ocupantes, porque lleguen a ese nuevo lugar de vida y esperanza, en perfecto estado de salud, con garantía de perpetuación y supervivencia.

De rodillas ruego a Dios por los hijos y nietos, y porque... el hambre, continúe siendo benevolente con la desesperación y las escrupulosas náuseas que produce el introducir en la boca, los restos desmembrados de los cuerpos de los muertos.

Pórtate Bien!


Resultado de imagen de niño triste

Muchas veces algunas exigencias de los padres, se convierten en torturas para los más pequeños de la casa...
¡Pórtate bien!
Si te portas bien iremos a...
Ahí comienza la tortura... Sí, ya sé que es un hecho cotidiano, pero... ¿cómo sabe un niño de cuatro, cinco o seis años... qué es portarse bien?...
El niño en estos casos, tendrá miedo de disfrutar de la jornada, de ser él mismo... habrá de reprimirse en sus juegos, y, hasta en sus deseos de expresarse.
Sí, es cierto, dejará de dar la lata, pero se sentirá culpable de todo cuanto suceda a su alrededor. Se sentirá angustiado, y... para colmo, a la madre, después de ir de compras, no le quedarán ganas de llevarle al lugar prometido, y buscará cualquier excusa para que el chiquitín, resulte de ello el culpable.
Los niños, necesitan saber cuáles son las exigencias concretas que se aglutinan en la frase "Pórtate bien"
No olvidemos jamás que los niños son niños, que ir de compras para ellos no suele ser divertido y que necesitan de esparcimiento y expansión.
Compréndeles, y concreta en qué punto decides que radica el portarse bien. Permite que la culpabilidad quede descartada de su mente, y... permítele además que el día de tu esparcimiento sea para él un día feliz.
No olvides dejar tu comentario.

Copyright © Mercedes Del Pilar Gil Sánchez

sábado, 16 de noviembre de 2019

Ayer, a la anochecida

Ayer, a la anochecida, me inundé de luz, me bañé en colores de fuego, me sumergí en las más hermosas marinas, en matices, en texturas, en tumultuosas batallas. Ayer tarde, a la anochecida, me invadió la luz.
Poco antes, comenzada la tarde sumergí mis ojos en una sucesión de vida, en imágenes de una biografía, que sin lectura alguna, me hablaban de un niño que nació observando las sombras coloridas, los lienzos blancos, eco de voz, eco de viento, eco de naves sumergidas, eco de velas desplegadas al viento, henchidas del aire de una Isla amada, flotando en el cielo transparente que puede ver ese niño con especiales poderes desde su nacimiento. Gracias por una vida acompañada de pinceles querido Pintor Poeta de imágenes. Gracias, querido amigo; hoy lo publico en tu recuerdo; Ángel Torres Aleu. 


No olvides dejar tu comentario.
© Mercedes Del Pilar Gil Sánchez
#AbuelaTeCuentaLa imagen puede contener: 4 personas, personas sentadas

jueves, 14 de noviembre de 2019

Un equipo de investigación de la UCA

Esta mañana he estado en el programa de Onda Cádiz - Cádiz Contigo. He llegado temprano y mientras espero en una pequeña sala, ante mí se retransmite en directo, un programa paralelo de televisión, en el que un profesor de la Universidad de Cádiz comenta una serie de investigaciones que se vienen realizando en la UCA y que me ha henchido de expectación y ha conseguido maravillarme. Un equipo de investigadores a los que supongo con escasas subvenciones y muchísimas ganas, están obteniendo resultados satisfactorios en el campo de la neurociencia. De verdad que me ha emocionado escuchar al profesor (lamento no saber su nombre, pues llegué cuando el programa estaba ya en antena) decir que un equipo de una universidad gaditana está realizando con éxito pruebas satisfactorias para paliar los estragos del ELA. Desde aquí, desde estas humildes letras, deseo mostrar al profesor entrevistado y a su esforzado equipo, mi admiración y deseo además, dar las gracias por tanto bien que pueden traer consigo sus estudios para la humanidad.
Según el profesor-investigador, podría surgir además de estos ensayos neuronales, una esperanza para el exilio de la vida que es el alzheimer. Benditos sean usted, y su equipo, querido profesor.
He estado tentada de felicitarle cuando le he visto salir... Ahora, me arrepiento de no haberlo hecho...
GRACIAS!

Siempre existirán personas que velen por nuestro bien aunque se dejen hasta las pestañas en ello.
No olvides dejar tu comentario.
© Mercedes Del Pilar Gil Sánchez

La imagen puede contener: fuego

viernes, 8 de noviembre de 2019

Dia de las librerías 2019

Existen lugares con misterio,
Lugares en los que pasa,
o que jamás pasa el tiempo...
En los que, cada una de sus calles
muestran un descubrimiento.
Son recipientes de risas,
llantos, y grandes lamentos...
Si abres una vasija,
viajas hacia otros tiempos,
o te revuelcas en playas
o vuelas a mundos nuevos...
¿Qué dónde son esos lugares...
Que quieres perderte en el tiempo?...
Visita tu librería, viaja sus recovecos
disfruta de aventuras, novelas,
y... Cuéntame todos sus cuentos.


No olvides dejar tu comentario.
© Mercedes Del Pilar Gil Sánchez

miércoles, 23 de octubre de 2019

Encuentro Poetas de Ahora en el que participo

En el Macro Encuentro de Poetas de Ahora

Orgullosa y agradecida de participar con vosotros un año más. 

Mil gracias amigos Poetas...

Si queréis, podréis ver el acto en este enlace:

lunes, 21 de octubre de 2019

No te detengas En homenaje a Walt Whitman

No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,
sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.
No te dejes vencer por el desaliento.
No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,
que es casi un deber.
No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.
No dejes de creer que las palabras y las poesías
sí pueden cambiar el mundo.
Pase lo que pase nuestra esencia está intacta.
Somos seres llenos de pasión.
La vida es desierto y oasis.
Nos derriba, nos lastima,
nos enseña,
nos convierte en protagonistas
de nuestra propia historia.
Aunque el viento sople en contra,
la poderosa obra continúa:
Tu puedes aportar una estrofa.
No dejes nunca de soñar,
porque en sueños es libre el hombre.
No caigas en el peor de los errores:
el silencio.
La mayoría vive en un silencio espantoso.
No te resignes.
Huye.
“Emito mis alaridos por los techos de este mundo”,
dice el poeta.
Valora la belleza de las cosas simples.
Se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas,
pero no podemos remar en contra de nosotros mismos.
Eso transforma la vida en un infierno.
Disfruta del pánico que te provoca
tener la vida por delante.
Vívela intensamente,
sin mediocridad.
Piensa que en ti está el futuro
y encara la tarea con orgullo y sin miedo.
Aprende de quienes puedan enseñarte.
Las experiencias de quienes nos precedieron
de nuestros “poetas muertos”,
te ayudan a caminar por la vida
La sociedad de hoy somos nosotros:
Los “poetas vivos”.
No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas.

Walt Whitman

sábado, 19 de octubre de 2019

Un libro de Enrique Montiel; reseñado por Juan Rafael Mena "La Carta del Cielo"

Reseña de "La Carta del Cielo" De Enrique Montiel 
Realizada por Juan Rafael Mena.

Ediciones El Gallo de Oro, 2019

 Hay libros de poesía que se apoyan en la métrica tradicional y permanecen en un registro que vinculan al libro en cuestión con recurrencias a una temática consabida en la poesía más o menos vigente. 

Sin embargo, nos encontramos a veces con otras obras en la que tanto la estructura versal como su contenido pueden alejarse de los textos poéticos aludidos antes. 

Con lo tenido en cuenta, nos atrevemos a considerar que lo importante es que el autor esté enamorado de la palabra, mejor dicho, de la palabra que gotea poesía, de la palabra fresca como una rama recién llovida del rocío mañanero. 
Este es el caso de Enrique Montiel, narrador y periodista en ejercicio, cuyo forcejeo con el lenguaje, como en el poema de Bécquer (“domando el rebelde, mezquino idioma”) ha caído siempre, como en un pulso, hacia el lado de la poesía. 

Ahora bien, su búsqueda en esta hermosa selva de los recursos se ha orientado más bien hacia el concepto que hacia la imagen. Y es que en Montiel la palabra va soldada a la sinceridad, no a la especulación estética. 

 Desde el “Fragmento de la Carta del Cielo”, poema dedicado a su padre, el autor va hilvanando retazos de sentimientos en los que se entretejen experiencias diversas como una unanimidad universal, hasta el poema “Consuelo”, donde creo que culmina el libro. 

 Todo cabe en este poemario como en una sinfonía en la que predomina un Bajo continuo, que es corazón. 

 Versos hay que pueden dar testimonio de esta observación: “…es esta mano /cuando sufres/que pongo en tu hombro/ este beso que te doy en la mejilla/ el curativo abrazo/ y la mirada/de consuelo”.

 Podríamos decir con aquel título de Vicente Aleixandre, que este libro es la historia del corazón del autor. 
 No en vano esos versos citados forman parte de un poema dedicado a su hija May. Una trasposición de una Carta astronómica —una parte del cielo—, a una carta donde el cielo está humanizado, imposible aquí de medir por un Observatorio: 

 “lo imposible de medir/ con el metro de París/ como las emociones/ o las distancia exacta de un recuerdo/ el sonido de tus palabras…”. Enrique Montiel, que ha escrito páginas espléndidas (siempre llenas de experiencia de la vida y, por ello, de humanidad) de narrativa y artículos en Diario de Cádiz, aquí nos muestra la Carta de su vida. 

Quiero decir, de su alma impregnada de cuanto le rodea: mundo, cultura, dolor por la injusticia y amor.


Publicado en el blog de #AbuelaTeCuenta con el permiso de ambos autores

sábado, 12 de octubre de 2019

¡Me lo prometiste!!!


—¡Me prometiste la luna!

—¡Mujer!


—¡Ni mujer… Ni san mujer…


Me prometiste la luna, y quiero… su resplandor a mis pies!


—¡Pero… María… La luna!


¿Cómo la he de traer?


—Eso… será cosa tuya…


¡Estoy más que harta, de prometer… prometer!


¡Me has dicho que la luna… y… eso quiero… ya lo ves!—


Y… va Juan a comprar telas, del derecho y del revés…


Y confecciona una luna, en la que se ha de meter…


Con ojeras, y distante, cara de deprimida, un tanto descolorida, 

amargadita y tranquila, dolorida, tropezada sin traspiés…

—¡Ea, aquí está tu luna!


—¡Ojú, qué cosa más fea!


—¡Pues confórmate María!


¿Ves su cara; sus ojeras, y esa raya de pena, que la atraviesa de 

veras del corazón a las venas?

¿La ves, querida María?


¿La ves, y no te da pena?


¡Es mi cara! Y un reflejo de mi tristeza y condena!


¿Cómo no voy a querer darte a ti la luna?


¡La luna, un diamante, para ti sola una almena, como princesa en mi luna, como suspiro en la arena!


¿Pero no ves que soy tuyo


Que para mí no hay más luna, que tu voz en la mañana, que el tenerte aquí, a mi vera?


¡Anda, ven, ven conmigo!


¡Ven aquí, que yo te quiera!

martes, 8 de octubre de 2019

Baño de luna

Me he bañado de luna
para llenar mi paisaje,
de nubes de mil colores.

Y me revolqué desnuda,
en campos, llenos de flores…

Me solté de amarguras
deshice, mi mal de amores…

Borré de mi alma una bruma,
que solté entre las flores.

Y… regresé perfumada…
de luna, nubes y flores.

©Mercedes del Pilar Gil Sánchez
#AbuelaTeCuenta
@AbuelaTeCuenta

Si te ha gustado, Compárteme en redes sociales.
Gracias.
https://www.amazon.es/l/B00QFT2T7C

A José Oneto.


Hoy me visto de recuerdos,
en este día de duelo,
en que pierde a un hijo
La Isla;
Hoy, he vestido el recuerdo...

Recuerdo aquella mañana
en que por vez primera
puse mis pies en tus suelos
leonados,

recubiertos de salinas...
Lucía un cielo de abril
sin nubes, de solo azúl
y mi alma, llena de vida.

Y... de pronto, una casa,
con un patio y una verja,
pequeña, pero bonita...

"Aquí vive José Oneto";
Y... yo, que no soy... curiosa
Miré puesta de puntillas
por ver si allí, en la casa
Allí mismo, le veía.

La calle Real, el paseo,
me ha acercado la imagen,
de una persona grande
que paseaba sencilla.

Hoy, se ha levantado el viento,
para alzarse en un lamento
de aflicción, en toda tu Isla.
Por un hijo predilecto...
Pepe Oneto; periodista, de la Isla.


©Mercedes del Pilar Gil Sánchez #AbuelaTeCuenta

A mi desde siempre admirado Jose Manuel Oneto Revuelta

Con todos mis respetos; Mercedes Del Pilar Gil Sánchez

lunes, 7 de octubre de 2019

Ángel Torres Aleu Poeta con pinceles


Hasta siempre querido amigo, Ángel Torres Aleu

Este poema te lo escribí un día, hace ya tiempo... y te gustó mucho. Hoy te recuerdo en él querido amigo. Con todo mi cariño, Poeta con pinceles...

Para ti, poeta con pinceles, para el pintor de La Isla; para el pintor de La España… El poeta más torero, el pintor de los naranjas.

Para ti, Ángel Torres, de una bruja contadora, que un día perdió su escoba, leyendo en tus colores.
En matices soñadores, de tus cuadros y tus tablas.


Nació ángel luminoso

llegó cubierto de albor

con su mano de pinceles

convirtió los cielos en sol.


Reflejos anaranjados

en verdes prados tiñó…

Para cada cielo, un tono,

para cada tarde un sol.


Verdes de olas marinas,

verdes, creciendos de algas,

de musgos humedecidos…

y cardos verdes, floridos...


Obstinas pintar al viento

aire, que mueve al aire,

en velas, por aire sopladas

de velas blancas veladas.


Te abriste a marinas

Pescadores, marineros,

a sus barcos y barcazas,

en jornadas trabajadas.


Te cubriste de torero

de brillantes amarillos

en volar de capotadas,

con luces, de seda y grana.


Un Ángel con sus pinceles…

Rebosa de amor tu alma

y en tu risa generosa,

canta de amor, tu mirada.


Para plasmar en tus lienzos

que reviven con tu gracia,

y deslumbran de alegría

la soledad de las playas.


San Fernando te fascina.

Es tu ciudad y le cantas...

Cantares, de pinceladas

A sus calles y sus gentes


Cantas a sus bellas playas

a sus campos y caminos…

a su luz, de mediodía,

y sus puestas coloradas


©Mercedes Del Pilar Gil Sánchez

que con pena, hoy te canta.

domingo, 1 de septiembre de 2019

Qué seremos???..

Y tú, bendito amor mío,
hoy preguntas… “Qué seremos”
Tú, yo, seremos camino
aire puro en remolinos
que se abrazan, hasta en sueños…
Ahora, seremos viento.
Esas piedras que en la playa
sobre arena se desplazan
por olas en movimiento.
Esas, que para unirse,
precisan de vientos nuevos…
Seremos harina en molino,
agua seca en movimiento…
Seremos luz y destino,
un oasis, en desierto.
labranza y nuevo cultivo…
Flores que se lleva el viento.
Un momento, un suspiro…
Alegría que hoy despierta,
prendida de un lamento.
Mientras que el amor discurre,
despojando a nuestros cuerpos.
©Mercedes del Pilar Gil Sánchez
@AbuelaTeCuenta “Twitter”
           🌲🌳

jueves, 1 de agosto de 2019

Hoy, me he vestido de estrellas

Me vestí hoy estrellas

cuando salí a pasear.

Me vestí hoy estrellas

y me fui a ver la mar.

Me vestí hoy estrellas

para la luna alcanzar.

Me vestí hoy estrellas,

y me senté en una nube

para desde lo más alto,

contemplar tu faz más bella.
👨🌟👩
©Mercedes del Pilar Gil Sánchez

martes, 30 de julio de 2019

Baños de luna

Me he bañado de luna
para llenar mi paisaje,
de nubes de mil colores.
Y me revolqué desnuda,
en campos, llenos de flores…
Me solté de amarguras
deshice, mi mal de amores…
Borré de mi alma una bruma,
que quedó entre las flores.
Y… regresé perfumada…
de luna, nubes y flores.
🌸
©Mercedes del Pilar Gil Sánchez

🌚🌛🌑🌒🌓🌒🌑🌜🌚

domingo, 30 de junio de 2019

La Cámara Oscura (Photoluz; Solarte; Alfi) Asociaciones de fotógrafos de Cádiz

Gracias a la luz; e infinitas gracias, a los fotógrafos, y al mundo de la fotografía.


Y... el Supremo Hacedor;

el Creador del Universo,

hastiado de oscuridad dijo:

¡Hágase la luz!

Y la luz reinó,

por encima del espacio Tiempo;

hasta atreverse a penetrar

el interior de una lúgubre 

cámara oscura, en la que...

 curiosa, y avariciosa,

 de paisaje diurno

cautivó para sí

ese exquisito poema

que lleva implícito

toda fotografía…


Conoció la noche entonces,

el secreto guardado

por la siempre infinita,

claridad del medio día;


Resultó desterrado el negro,

por colores, y sabores

que de atractivo visual,

a la luz del sol se rendían.


Para proliferar después

en exquisitas imágenes

de un mundo,

que por minúsculo,

de los ojos de su creador, 

desconfiado, huía.


Poniendo de manifiesto,

que el Planeta Tierra,

desde el cielo más infinito,

a las profundas fosas marinas,

alberga imágenes,

de infinita… Poesía.