analyticstracking.php

analyticsTraking

miércoles, 16 de septiembre de 2015

Catalepsia (segunda parte)

Este relato es la segunda parte del trabajo a dos manos efectuado junto con Ana Lizama para el concurso del Círculo de Escritores "Relatos a Dúo II".
Para leer la primera parte pincha aquí

DEFINICION de CATALEPSIA: 
Fenómeno nervioso repentino por el que los
músculos se inmovilizan y se suspenden las sensaciones involuntariamente:
algunos casos de catalepsia han llegado a confundirse con la muerte.

¿Trabajito?
¿Qué trabajito?

¿Médico forense?

¿Pero qué clase de sueño es este?

- ¡Socorroooooooo!

- ¡Ayudaaaaaaaaaaa! –

- ¿Por qué no puedo oír mis gritos?-

- ¡Necesito huir de aquí!. ¡Necesito que alguien me ayude!

De pronto… otra vez voces...

-Bueno, ¡Te dejo solo, chaval!–

-Ánimo y al “tajo”- ¿lo pillas? ¿Eh? ¿Lo pillas?...

-¡Jajajaja !!!

Escuché una puerta cerrarse, y por un momento, tuve la esperanza de haberme quedado sola. Agucé el oído todo cuanto pude y… solo escuché el silencio.

Dentro de mi dificultad para respirar que cada vez se hacía en mí más patente, suspiré tranquila.

Estaba sola, sí, estaba completamente sola.

¡Gracias Señor, por librarme del mal!…

Seguía oyendo el silencio, pero… ¿Qué diantres era eso?...

¿Había alguien respirando cerca de mí?...

Noté cómo su aliento se aproximaba a mi cara rozándome, y cómo pasaba por mis labios sus dedos…

Noté en mi boca, algo familiar que tantas veces antes había sentido…

¿Se trataba del roce de una lengua?

Algo parecido a un lápiz, se deslizó por mi torso en línea recta, hasta llegar a la altura de mis pechos donde se bifurcó...

¿dibujaba una y griega?...

Escuché unas palabras susurradas en mi oído.

- Qué lástima desperdiciar este hermoso cuerpo –

- Tienes unos labios preciosos, muchacha –

- Espero que no te importe que antes de cortar… -

Noté que una mano agarraba mi pecho…

A quien susurraba, se le entrecortaba la voz…

Noté cómo el peso de su cuerpo era soportado por el mío.

Noté también… que mis piernas se abrían, distanciándose la una de la otra…

Y…

¡Eso no!

- ¡Eso no lo puedo tolerar! –

- ¡De ninguna manera! -

Olvidé mi pánico.

Olvidé mi respiración lenta.

Olvidé que no podía moverme.

¡Lo olvidé todo!

Respiré profundamente, para…

¡DESPERTAR!!!

-¡YO, TAMBIÉN QUIERO DISFRUTAR!!!! -


Copyright © 2015 AbuelaTeCuenta All raights reserved
Este relato, es la segunda parte... de una primera parte... que podréis leer "aquí" ¿Cómo? Sólo tienes que clicar en "aquí"