analyticstracking.php

analyticsTraking

viernes, 13 de marzo de 2015

¡Socorro. Un Oso!

Pintando aquellos extraños bisontes, en la tranquilidad de la cueva, percibí que el peligro estaba aquí mismo, justo detrás de mí.

Un enorme oso contemplaba expectante la escena resultante de mis trazos. Su silueta era perceptible por su  sombra proyectada desde la entrada hasta mis dibujos, tapando el único haz de luz que penetraba hacia el interior.

Mis palos deshilachados debían seguir pintando surcos redondeados pero ahora sus trazos formaban extraños picos.

No modifiqué mi postura y la mezcla de polvos terrosos caía sobre mi cara. No me atrevía a mover ni un párpado, cuando noté que el oso se acercaba hasta dar con su aliento en mi coronilla. Su pestilencia removió mis vísceras. Haciendo un gran esfuerzo de valor, miré hacia atrás y descubrí a Ug, mi esposa mostrándome su nuevo modelito fabricado con la piel de un oso hallada en el fondo de la cueva.
Copyright © 2015 AbuelaTeCuenta All rights reserved