martes, 20 de octubre de 2015

¡Un hombre lobo!

      ¡Elvira ven aquí!
      ¡Aléjate de la ventana!
      ¡No me asustes Alberto!
      ¡No me mires con ojos desorbitados!
      ¡Me asusta la expresión de tu cara!
      ¡Ven aquí querida, acurrúcate a mi lado!
      ¡No mires la ventana!
      ¡AAAaaaaAAAAaaaaHHHhhhhhh!!!
      ¡Te advertí que no miraras!
      ¡Agárrate a mí!
      ¡No podrá vernos a oscuras!
      Cuando vuelva la luz, quizá podamos bajar al sótano. Allí estaremos más seguros.
      ¡Veo sus dientes Alberto!
      ¡Tengo muchísimo miedo!
      ¡Estás temblando! No temas que estamos juntos.
      ¿Y si abre la ventana?...
      ¡Tiemblas también, Alberto!
      ¡Te noto sudando!
      ¡Albertooooo!!!!
*
      ¿Ha sido usted quién nos ha llamado?
      ¡Sí, señor policía!
      ¿Dígame, qué ha ocurrido?
      He llegado esta mañana, como todos los días, a traer el desayuno a mis abuelos. Lo prepara mi madre todos los días, y yo se lo traigo.
      ¿Y… cuál es el problema?
      ¡Pase usted a la vivienda y véalo por sí mismo!
      ¡Tremendo!
      ¿Les ha colocado usted en esa postura?
      ¡No!
      Les encontré así abrazados y acurrucados en esa esquina.
      No he tocado absolutamente nada.
      Ni el teléfono.
      Les he llamado desde el móvil.
      No he quitado ni esa horrible careta de hombre lobo, colgada en la ventana.
      ¿Celebraban Halloween?
*
      ¡Vámonos Paquito!
      ¡Corre!
      ¿Y la careta?

      ¡Déjala ahí!



Copyright © 2015 AbuelaTeCuenta All raights reserved