analyticstracking.php

analyticsTraking

viernes, 23 de diciembre de 2016

El regalo de Dios

Un relato real, dedicado a mi sobrina Gema

Se me había caído encima el mundo entero. Quizá después de hoy, la vida careciese de sentido para mí.
Mi niño, mi amor, mi razón para la vida, presentaba unos síntomas desconocidos y de extrema gravedad, amaneció cansado, falto de fuerzas, se había orinado encima y… pese a beber abundante agua, presentaba muestras de deshidratación.
La premura del médico de urgencias en derivarme a un especialista de urgencia, logró acentuar mi preocupación, aunque no tanto como cuando llegué ante la presencia del citado especialista en endocrinología, que tras un primer contacto supo ver enseguida qué le ocurría a Manuel.
Sus explicaciones sonaban en mis oídos como verdaderos galimatías que me era imposible comprender.
No se me ocurrió otra cosa que encomendarme a Dios y pedirle ser capaz de asimilar las instrucciones, descifrar sus trabalenguas, poder comprender cómo atender a mi pequeño…
Entonces, apareciste con tu tranquilidad de madre experta en hacer de lo especial cotidiano, de lo irregular regular, de convertir el dolor en optimismo…

Lo supe en cuanto te vi, pese a ser tú una madre en las mismas circunstancias que las mías… supe ver que… ¡Tú eras mi regalo de Dios!