analyticstracking.php

analyticsTraking

jueves, 4 de junio de 2015

EL ESCAPARATISTA



Se levantó temprano aquella mañana pese al frío reinante en la calle y dentro de su casa, abandonó el arrullo de su edredón sin pereza, y... raudo, se dirigió hacia aquella dirección que marcaba el periódico en la sección de: Anuncios  por palabras.

Anuncio número 384;
Trabajos bien remunerados.
T. T. & R.
(Trabajo temporal y de riesgo)
Se necesita chico para escaparate
Cualidades:
Templado, y sin miedo a espacios cerrados.
Sueldo:
Se gratificará por tiempo completo de permanencia.

El anuncio resultaba un tanto excéntrico, raro, e implantó en su mente creativa, un escaparate nuevo, “novedoso”

Un escaparate diferente del que él sería autor único.

Quizá ahora los dioses o las hadas... o los elfos... o cualquiera de esos raros poderes, estaba por fin de su lado.

El ansia por comenzar le impidió dormir en toda la noche y se la pasó pensando en todas esas cosas que imaginaba, en las expectativas de promoción que le proporcionaría el nuevo empleo, y muy pronto anduvo el camino que, aunque alejado de su domicilio, se le hizo corto;  mientras andaba, iba dando forma en su mente a proyectos inéditos, diferentes a lo que jamás se habría hecho antes en temas de escaparatismo.


Al poco, se hallaba inmerso en su nuevo trabajo.

Sería igual que una apuesta, igual que un juego, pensaría en todo momento que aquello no era importante y así intentaría pasarlo bien.

 " ¡Has de tomar lo mejor que te vaya dando la vida!" 

  Solía repetir su madre cada vez que le veía dudar o con algún atisbo de desánimo.

   "¡Tú puedes, hijo mío!". 

Le animaba con aquella confianza de madre que de veras ama a un hijo y deposita en él lo mejor de sus sueños.

Pensó en ella.

Ahora que le faltaba, solo le quedaban para recordar, lo mejor de sus palabras.
*

Un enorme tarro como fabricado para dar cobijo a una mermelada gigante, le servía de habitáculo.


   Será un espectáculo maravilloso.

   Y el mejor de los experimentos.

  Será usted el hombre más famoso de la ciudad (o quizá del      mundo). — Explicaba el empleador al impactado empleado, incapaz de percibir con claridad la realidad de aquél trabajo...

   Pasará usted un mes metido en este tarro 

  No debe usted preocuparse por el aire, pues se lo insuflaremos a través del tapón. — Explicaba el dueño del escaparate displicente, sin dar importancia al motivo, ni al caso.

— Tampoco ha de preocuparse por la alimentación que se la   proporcionaremos líquida a través de ese tubo.

   Eso sí,  No podrá usted salir para ninguno de sus menesteres diarios. 

  Escuchó muy atentamente todas las explicaciones… y... como único comentario preguntó:

 ¿Podré fumar? 

*

Habían pasado ya quince días y el tarro se había llenado de inmundicia hasta la mitad y ya, le costaba mantenerse en la superficie y a salvo.

Cada día, el escaparate era admirado por miles de curiosos transeúntes que paraban, miraban y salían de allí completamente asqueados.


Cada vez que reclamaba con señales desesperadas e inaudibles la apertura del tapón; la parte contratante, (el dueño del escaparate) le mostraba a través del gélido vidrio su firma de permanencia plasmada en el contrato que le obligaría a permanecer en la inmunda prisión por un tiempo de treinta terroríficos y horriblemente nauseabundos días.

Copyright © 2015 AbuelaTeCuenta All raights reserved