analyticstracking.php

analyticsTraking

domingo, 12 de abril de 2015

Todo el Tiempo del Mundo



           - Tenemos todo el tiempo del mundo.

Explicaba Luis como tantas otras veces.

        -  Todo el tiempo del mundo, querida mía, no sufras porque me tienes aquí y aquí estaré para siempre.

        -  ¿Para siempre?

Repetía ella deseando creer.

        -  Para siempre. Sí. Para siempre.

Se ratificaba Luis tremendamente convencido de que lo que decía era la única verdad.

        -  El tiempo es nuestro pequeña.

        -  Todo nuestro.

        -  Lo único que realmente nos pertenece es el tiempo.

Dijo estas palabras con sumo cariño, acariciando su cabeza y peinando su pelo enterrando en él sus manos, un pelo que ahora se veía alborotado y un poco sucio por la estancia prolongada en aquella cama de aquél hospital.

Él, sostenía su cabeza sentado sobre la cama y de espaldas a la puerta de la pequeña habitación.

Ella le vio llegar de lejos, por el espacio abierto entre la puerta y el marco de ésta que dejaba al descubierto el pasillo.

        -  ¡Escóndete papá!

        -  ¡Ten cuidado que llega!….

Luis se irguió de un salto, sin saber dónde meterse.

En el marco de la puerta apareció Adela con cara de malos amigos y unos papeles en la mano.

       -   ¡Aquí están los papeles!

       -    ¡La orden de alejamiento!

       -   ¡Ahí los tienes!

Luis miró incrédulo aquellos papeles firmados por un juez que alejaban de él al mayor de sus tesoros. 

Unió su pena a la tristeza de la enfermedad que amenazaba alejarla de él para siempre.


Cayó al suelo. 

Sólo le quedó llorar.

Copyright © 2015 AbuelaTeCuenta All raights reserved

















Puedes comentar, tus comentarios son valiosos. Contesto todos. Gracias