martes, 5 de abril de 2016

Pero qué me pasa?

No entiendo qué me pasa, pues me acabo de despertar… Recuerdo haberme acostado ayer a las 22.00 horas y me he despertado ahora, he mirado el reloj y son las nueve y cuarenta y cinco. Está todo tan oscuro...

Ésto indica, que han pasado cerca de veinticuatro horas desde que me quedé dormida.

Siempre he padecido una ligera fotofobia ante los bruscos cambios lumínicos, sin embargo, se ha exacerbado, he intentado encender la luz y además de cegarme, he tenido sensación de quemado en mis ojos, me ha sorprendido además, que puedo ver bastante nítidamente en la oscuridad.

No recuerdo demasiado bien qué pasó ayer… ¿La fiesta?… ¡Había una fiesta!… No recuerdo de qué… ¿Salí de allí? No recuerdo bien... con quién ni cómo, ni qué hice después… salvo que miré el reloj antes de quedarme dormida.

Ha sido una noche extraña… Me desperté con el pelo hacia arriba, tal y como se podría poner si hubiese dormido boca abajo… Me refiero a… "colgada por los pies".

Tengo que beber o comer algo... me siento desfallecida.

Me cegó por segunda vez, la luz del frigorífico al abrirle para coger un vaso de leche.

A tientas, con los ojos cerrados, noté un frescor tropezar con mi mano. Lo cogí. Cogí un filete de hígado crudo que reposaba sobre un plato. 

Lo lamí con avidez, necesitada del líquido sanguinolento que rezumaba.

Noto algo extraño dentro de mi boca. Algo puntiagudo...

Me corté la lengua al pasarla por entre mis dientes, al notar que sobresalían de mis labios sendos colmillos, que venían a clavarse sobre mi labio inferior. 

Estoy muy asustada...

Es extraño… noto mis ojos más grandes, como redondeados.

-Debo habituarme a la luz.

-Encenderé una pequeña vela.

-Si voy acostumbrándome poco a poco….

-Necesito veme en un espejo.

-¿Qué diantres tengo en el cuello?

-Son dos heridas punzantes, longitudinales y simétricas...

-Lo extraño es que no me duelen...

-Es como si me hubiese mordido una serpiente...

-Porque... ¡Los Vampiros no existen!...

-¿Los Vampiros no existen?...

-¿Me han crecido las uñas?

-¡Qué confusión!

-¡Qué pánico!

-¡Por fin, un espejo!...

-¡Aaaahhhhaaaaahhhhahhhahhaaaaa!!!!

-¡Qué susto!

-¡Ahora lo recuerdo todo!

-¡Temí no reflejarme en el espejo!

Ayer tuvimos la fiesta vampira, bebí y me quedé dormida o perdí el conocimiento cuando me colgué en la lámpara del techo. 

Debí caer, y alguien me recostó sobre el sillón  dejando mi cabeza colgar y mis pies hacia arriba (supongo que me permitieron conservar la misma postura que tenía cuando me colgué de la lámpara) O pudiera ser que lo de la lámpara lo haya soñado? O no? He alumbrado hacia arriba con la vela y ahí hay un zapato de tacón que... ¿es mío?...

Formando parte de la decoración pintado en la pared, hay un reloj que marca las 22.00 horas. 

-Quizá debería abrir las persianas...





Te ha gustado? Puede que te guste mi novela 
"Las Vacaciones que iluminaron mi Vida"
                 Léela por un precio simbólicoAquí

#AbuelaTeCuentaCopyright © 2016 AbuelaTeCuenta All rights reserved