viernes, 2 de junio de 2017

Dess

Des; ese era su nombre y le gustaba llamarse de ese modo. 
Le gustaba, y gustaba a quienes la rodeaban; a sus amigas les parecía “muy chic” un nombre compuesto por tres letras que podría servir de prefijo a múltiples cualidades. Su mejor amiga Maripepa solía llamrle Desy y las amigas de mamá le llamaban Desdi, tal como solía llamarla con sumo cariño su solícita madre.

Cuando comenzó a ir al colegio, tenía como compañera de mesa a Margarita. Todos los días debían escribir su nombre en el papel en blanco que les facilitaba su profesora la señorita Herminia. Cuando Margarita había escrito su primera sílaba, Des había concluido y se quedaba mirando como su compañera escribía con trazos inseguros el resto de su extenso nombre.

Pasada su primera etapa infantil, comenzó a añadir una “s” más a su pequeño nombre que quedaba aún más chic, si es que eso era posible.

Podríamos pensar que se trataba de un nombre maravilloso para una niña maravillosa, como lo son todas las niñas y Des, era especialmente cariñosa conteniendo dentro de sí un alma artística que la hacía tan especial como lo era su escueto nombre… Aunque… Algunas veces… esas ahora “cuatro letras” se volvían en su contra, como cuando perdió sus primeros dientes frontales que sus compañeros de clase le decían: Des-Dentada y algunas otras veces, como cuando se le olvidaba la merienda en casa o cuando se le rompía alguna goma o la mina del lápiz su nombre servía para llamarle Des-Cuidada…

Pero esas eran pequeñas cosas de pequeñas ocasiones que no mermaban en absoluto su calidad de vida, ni su autoestima, ni su necesidad de aprender, o sus ansias de juegos y felicidad.
La mamá de Dess era considerada en el pueblo como una visionaria o adivina, aunque eso sí, muy bien considerada. Mantenía a sus amigas alerta sobre cosas que podrían ser perjudiciales para en lo que fuese posible evitarlas. Leía pensamientos e interpretaba sueños absteniéndose de transmitir a los interesados las cosas que pudieran ser perjudiciales o malas, con lo que todo el mundo la adoraba; y ella, adoraba a su pequeña, le consentía y apoyaba en todos sus pequeños proyectos o haciendo realidad todos los deseos que Dess expresaba. Sus amigas algunas veces reprochaban el comportamiento permisivo de la mamá consentidora, a lo que ella repetía como única respuesta: Las niñas han de aprovechar al máximo su niñez y disfrutar de todo lo que la vida les pueda ofrecer. La niñez dura apenas unos instantes en nuestras vidas y si no se es feliz entonces cuándo, en qué momento se podrá ser…

Las otras mujeres que también eran madres no tenían más remedio que asentir ante tales argumentos, y pensando en sus propios hijos repetían la frase como se repiten las letanías… Como si se tratase de una verdad única y dicha por un pensador antiguo que hubiese demostrado a través del tiempo la veracidad de una frase dicha.

La niñez de Dess transcurría plagada de felicidad, embriagada de cariño y por si la felicidad proporcionada por su mamá no fuese suficiente, cuando cumplió los dieciséis años, Dess conoció a Fermín, aunque ya le conocía con anterioridad, o desde siempre, pero no se había fijado en él hasta entonces… Cuando iban al colegio, él estaba unos cursos por encima del de ella y eso le hacía invisible, aunque Fermín sí la veía y sí reparaba en su belleza y en el aura de bondad que parecía rodearla que la hacía elegante, atractiva, y quizá aún más bella.

Pasaron tres años de relación marcada por el placer, el amor y la felicidad… Fermín un día de fiesta y en medio del estruendo producido por un castillo de fuegos artificiales pidió a Dess en matrimonio, ella aceptó encantada, y en ese íntimo instante, soñó con amanecer día tras día al lado de su amor, de compartir con él el tiempo, la vida el amor y hacer realidad aquel deseo constante de sentir su cuerpo desnudo junto al suyo.

Tal como había ocurrido toda su vida, la mamá de Dess se hizo cargo de todos los preparativos, de todos los papeles, de todo cuando Dess necesitaba.
El día de su boda el Reverendo Padre Don José María Izquierdo preguntó a Fermín:
 Fermín. ¿Quieres por esposa a Desdichada?
Dess miró hacia un lado y hacia otro en busca de semejante nombre que jamás había escuchado hasta entonces…
Tras la respuesta afirmativa del novio, la pregunta fue dirigida a ella:
 ¿Y tú Desdichada, quieres por esposo a Fermín?...
El mundo se cayó sobre el alma de Dess al descubrir que su nombre era “Desdichada” y en el mareo que sintió tras el impacto de ser portadora de un nombre horrible, su cabeza pareció asentir… Una S sorda se asomó a sus labios y fue tomada por el Padre como un sí. Mientras ella no sabía qué pensar…
¿Cómo se le pudo ocurrir a su madre, a su padre, o a quien se le haya ocurrido un nombre tan horrible?
—Puedes besar a la novia—
Fermín la abrazó y la besó haciendo caso a la petición del oficiante que dio permiso para un beso. Ese hecho le hizo olvidar un nombre que llevaba con ella desde hacía diecinueve años y que permaneció oculto hasta entonces...
Tres días después de su boda, Fermín la dejó sola en una habitación cualquiera un hotel cualquiera de una bella ciudad para salir a pasear o… Vete a saber qué… no regresó hasta pasadas las tres de la madrugada… Al ser interpelado por Dess…
—¿A dónde has ido mi amor, estaba preocupada por ti?…—

Fermín contestó sin palabras, con una acción que no dejaba lugar a dudas sobre lo que no deseaba ser preguntado.
Un empellón la hizo perder el equilibrio chocando secamente contra la pared, con la suficiente fuerza como  para acallar la curiosidad de “Desdichada”.

©Copyright Todos los derechos reservados
Mercedes del Pilar Gil Sánchez #AbuelaTeCuenta