martes, 6 de junio de 2017

Cabina

Se le antojó claustrofóbica, una cabina de escasas dimensiones pintada en estéril blanco. Al poco, tuvo la sensación de ser confundida con un acerico. Sin saber por qué, recordó a su abuela y como clavaba y desclavaba alfileres y agujas mientras hilvanaba prendas para probar a las clientas o para que sirviesen como guía sin pérdida a la máquina de coser. 
Le intrigaba el especial sentido de profundidad de clavado que poseía su yaya para no taladrarse la muñeca ni una única vez, ni se perforaba jamás el pecho, cuando hincaba en él indiscriminadamente agujas o alfileres sin en apariencia,tocar piel…  ¿Es que acaso llevaba un acerico oculto bajo su sujetador. O le importaban tan poco sus pechos como para atiborrarlos a pinchazos? Nunca halló respuesta para esa incesante pregunta que jamás se había atrevido a formular.
Se le ocurrió pensar en las posibles  consecuencias funestas que podría tener esa costumbre si su abuela fuese una mujer de hoy, y pudo visualizar en su mente, sin problemas, unos implantes de silicona chorreando relleno a través de la piel que hasta entonces, había sido capaz de ocultarlos bajo el músculo pectoral.
Un estremecimiento repulsivo la hizo conmover mientras se sometía al tratamiento de acupuntura que le aliviaría de rigidez y dolores y... como revulsivo, intentó leer un pequeño relato que formaba parte del total en un libro de relatos; cuando recibió la advertencia de Fernando, el acupuntor:
— No es conveniente mantener los ojos abiertos—
Cerró los ojos, y al poco, perdió la conciencia del lugar, del encierro y de la picazón que le producían las agujas clavadas en su cuerpo.
Intentó abrir un ojo para mirar el reloj, pero la luz se había apagado, no se escuchaba ruido alguno y se quedó quieta…

Quince días después…
Fernando que regresaba de su viaje a Londres caminaba hacia su consulta. Habían sido unas vacaciones perfectas. Londres le premió con su clima singular… Desde siempre había deseado conocer la famosa niebla más espesa que un puré de guisantes, que tantas veces había leído en libros detectivescos, o escuchado decir en películas del mismo género... Ahora conocía exactamente  cómo era una "niebla puré de guisantes" que tanto le había costado visualizar en su imaginación…
Se sentía reconfortado, le había abandonado el estrés…
Cerca de su consulta, descubrió un cartel pegado a una columna que soportaba una farola… 
¿No era aquella su paciente?...
Un cartel reclamaba la presencia de una mujer joven que él recordó…
La mirada se nubló a su alrededor… El suelo se le acercaba, la calle parecía moverse…
En el portal de su consulta existía un hedor imposible de soportar. Enseguida pensó en la gambas que habían disfrutado la última mañana de consulta como aperitivo a las doce del mediodía. Estaba seguro de haber bajado la basura...
Un sudor frío recorrió su espalda convertido en profundo dolor…
Cuando abrió la cabina, la camilla chorreaba una masa pútrida, infecta, corrupta, de la que podían aún reconocerse unos ojos cerrados y sobresalían a su alrededor a modo de “pinchitos” metálicos un montón de agujas de acupuntura.
Fernando se apresuró, llenó una bolsa de plástico con la masa informe y corrió con ella a cuestas escaleras abajo hasta el contenedor de basuras más próximo sin que nadie le viese; antes que diesen las diez de la mañana y llegase a la cita el siguiente paciente.
Oye, tú... Déjame un comentario!!!
A mi blog le gustan tus comentarios. Comenta! Gracias!
©copyright Mercedes del Pilar Gil Sánchez #AbuelaTeCuenta