domingo, 26 de junio de 2016

Bajo la arboleda

Podía ver con toda claridad la bóveda de un bello bosque justo sobre mi cuerpo. Estaba aterida, y sentía mis propias lágrimas congeladas, impidiéndome abrir los ojos en su totalidad.

Había oído perros ladrar, cuando todo estaba oscuro y la noche era capaz de rodear la inmensidad del globo terráqueo.

Intenté recordar, más no pude.

¿Qué hago aquí?

¿Por qué este barullo de gente en lo que parece ser un lugar solitario?

Me sentía amoratada, congelada.

¡Helada!

¿Por qué sentía el aire de hielo en la profundidad de mis muslos?

Entonces lo recordé todo…

Sí, todo, pero ya era tarde…

Demasiado tarde…

Oí el ruido de una cremallera cerrarse y regresó la oscuridad de la noche, pero esta vez sin ladridos de perros.

Alguien habló cerca de mí.

Una voz conocida.

—¡Sí, es ella!—
—¡Es ella!—
—¡Mariela!—
—¡Mariela, no me dejes, Mariela!—

Sollozaba, lloraba como un niño perdido, inocente y pequeño.

Lloraba, era capaz de llorar por mí...

Él, que me había dado muerte…

La rabia, el desconsuelo, la decepción, y el calor que sentí metida en aquella bolsa para cadáveres, me hizo reaccionar.

Respiré, noté como el aire entraba en mis pulmones y los ensanchaba presuroso, con ganas de oxigenar mi corazón, mi sangre y mi cerebro. Lo sentí penetrar y noté recorrer la sangre caliente por mi cuerpo tumefacto.

¡No podía moverme! 

No podía, pero la ira, y el pánico, se unieron para proveer a mi garganta del más horrible de los sonidos que jamás habían salido de mi boca.

Volví a escuchar la cremallera, con un sonido que se producía a la inversa del anterior.


Alguien levantó mi cabeza en el momento justo en que él corría en dirección contraria a la que mantenía la posición de mi cuerpo.

Huía dando alaridos, poseído por el pavor y la locura.

Mientras yo, ahora gozaba de la luz que se filtraba entre las cúpulas de unos árboles cubiertos por hojas que viajaban desde el color verde hasta alcanzar toda variedad de ocres. 

Recibí con cariño el respirador, la camilla, y lo que es más importante: 

¡La vida!


#AbuelaTeCuenta
 Copyright © 2016 AbuelaTeCuenta All rights reserved


Una fotografía de la gran fotógrafa, Leonor Montañés Beltrán.