miércoles, 26 de agosto de 2015

¡No destruirás mi familia Eva! Capítulo XXXIV de la novela en común

Capítulo XXXIV de la novela en común
La Isla y yo

Tahohae suelta la lanza y sale de la cueva, pero… Veo en su rostro su disconformidad con el hecho de dejar con “vida” a mi putrefacta ex pareja. 

Sabía que Eva tendría cadencia al encuentro conmigo, que no pararía hasta poder unirse a mí en comunión llevándome al mismo estado zombie en el que ella se encontraba. 

Tahohae, sabía de amor y de muerte, no conocía de virus ni del por qué de las extrañas razones que hacían volver a los muertos, caminar entre los vivos, pero sí conocía los casos, sus causalidades y sus cadencias. 

Sabía que el amor permanecía de algún modo tras la muerte y renacía en ellos el deseo de encuentro con la persona amada, como una necesidad de unión de ambos al nuevo estado, para llevar unidos una nueva vida dentro de su estado de muerte andante. Ocurría también con los demás seres querido (si los hubiese) El nuevo muerto viviente, acudiría en su búsqueda para llevarles consigo a aquél nuevo estado de pervivencia putrefacta.


Eva volvería y no nos dejaría de seguir hasta conseguir su propósito. Se comportaría como una mujer celosa, acosadora y persistente hasta alcanzarme y arrebatarme de los brazos de Tahohae.

La próxima vez la mato sin decir nada. 

Pensó Tahohae y permaneció mirando hacia atrás mientras abandonaban la cueva que hasta entonces, era su hogar. El primer hogar de verdad que ella había tenido, el primer ser al que cuidar, el primer amor… Sí, ahora estaba segura de estar enamorada de aquél hombre enfermizo y débil que había despertado su instinto de mujer y su instinto maternal. Creía además, estar en cinta, pues su figura se estaba ensanchando y una incipiente barriga despuntaba hacia delante de un modo bastante sospechoso…

No permitiría de ningún modo que Eva le arrebatase el padre a su hijo. 

Dormiría desde ese día “con un ojo abierto” y estaría alerta durante todo el día. 

Eva se guiaba por el olfato, que se desarrollaba tras la muerte como el mejor olfato animal, pero lo que Eva no sabía es que ella, Tahohae poseía atributos felinos, su vida al aire libre la había dotado de sentidos extraordinarios de los que carecen las personas criadas en ciudades. Estaba acostumbrada a vivir alerta desde su nacimiento y sus cinco sentidos se habían ampliado para poder subsistir a los peligros de una jungla. Se había criado sola en la isla y supo ganarse el sustento desde muy pequeña. Iría a por todas por liberar a su amor del peligro que se cernía sobre él.

Estaba dispuesta a todo.

Lo daría todo por su familia.

Se sentía tan feliz de tener algo tan suyo y tan maravilloso…
Estado de la novela en PDF