sábado, 14 de febrero de 2015

Oh! ¡El amor!

Le vio llegar 
desde tan abajo...
Como se ven llegar 
los ídolos o dioses.
Elevando aquella imagen
Más arriba, allá, tan alta…
Que la suya por momentos despeñaba, 
Más abajo y más menguada.
Día a día, por el borde 
de una sima paseaba.
Deslizada sin piedad 
hacia la mina.
Poco a poco su espectro,
Sumergía en aquel terrible
Mar de la agonía.

 *
En un descuido 
de las más altas alturas,
Cruzó con él 
una efímera mirada.
Entregándole en aquella 
Leve luz helada...
El corazón 
Conducido por su alma.
Comenzó ahí 
su sin vivir 
sin una vida.
Su suceder de días
 Exentos de ningún día…
Su sobrevenir 
de noches
Íntegras sin noche... 
Sin luces
De estrellas 
de esperanza.
Enterrada dentro 
de una tenebrosidad 
enormemente…Oscura…
Muerta…
Sola…

Apagada…
Copyright © 2015 AbuelaTeCuenta All rights reserved.