jueves, 30 de mayo de 2013

El Rapto de Primavera







Dime Sol 
¿Que estás buscando?
¿Qué buscas... Que desesperas?

La busco y no la encuentro.
Se perdió la Primavera.
¡Llegó, la vi.! ¡En marzo la vi!.
La descubrí en la mañana
Limpia, lozana y desenvuelta.
Aquella esquina dobló
Y se desintegró en la niebla.

¿Dónde se esconde el captor
Que robó la Primavera?

¿Qué haremos con nuestra sangre
Si ahora ya no se altera?
¿Qué harán los enamorados
Si el amor ya no existiera?
¿Qué será de nuestras flores
Abejas y las mariposas bellas?
¿Dónde migrarán ahora
Cigüeñas blancas y negras?
¡Llorad, todas las rosas
Margaritas y azucenas!
¡Llorad que se ha perdido,
Se han llevado a Primavera!.


Sol de Verano la busca
y buscando desespera.

Sabe ya que la ha robado
Un viento coagulado de nieve,
De agua y muy espesa niebla.
Que envidiaba sobre todo,
Su esplendor su bello candor.
Su virtud y exuberante belleza.

¡No busques! 
¡La secuestraron!

Confinada está en un castillo 
formado por muros cerrados 
de espesas nubes negras.
  
La ira del Sol 
cubre de rojo la Tierra.

Un espantoso grito de fuego, 
Cabalga el horizonte,
Envolviendo por entero el planeta
Que se deja oír 
como descomunal estruendo.

¡Temblad! 
¡Temblad ya todos los vientos,
Nieves, 
aguas y tormentas!
¡Temblad, 
todos los malvados!


¡Te salvaré, 
Primavera! 
¡Venid a mí...
Nubes Negras!