domingo, 23 de abril de 2017

Un paseo por el Parque del Oeste


Hoy paseó mi Lúa,
por el parque del Oeste.

Aunque, para mi perrita,
Parque Esmeralda es éste.

Y es que sus tierras se visten,
de mantilla fresca y verde.

Diente de león la esperaba, 
sin rugir, nada de nada.

Se acercó Lúa curiosa, 
y sopló sobre sus rosas,
el diente la sorprendió
cuando al aire abierto soltó
paracaídas, con formas,
de inmaculados paraguas.

Un mirlo negro azulete,
contó a Lúa al oído,
cosas poco pertinentes.
  
Amores en campos vividos,
de gorriones, pardillos,
de jilgueros atrevidos
que tempranean sus nidos
disfrutando entre trinos
de cariños y saludos.

No se inmuta mi perrita,
que se ha vuelto modosita.

Al gran perro policía,
que le amonestó el otro día,
saludó con cortesía:

Buenos días tenga usted.
Buenos días señorita.

Vio un perrito astronauta,
Paseando su escafandra,
sin nave y sin bufanda.

Dos perritos como ella,
chiquitines, y de orejas
picudas, listas, y tiesas.

Le contaron que la luna,
se perdió ayer, de noche
entre una espesa bruma.

Y que el viento de levante,
sopló con fuerza indomable,
para salvar del celaje,
al satélite, con energía y coraje.

Mi chiquita llegó a casa,
con sed de hogar y sosiego.
contando en idioma perro
que en el parque le espera,
ansia de aventura nueva.

Para mostrarle mil cosas,
de bichos, de rojos gorgojos,
Y muy dulces, mariposas.

© Copyright 2017 Mercedes del Pilar Gil Sánchez #AbuelaTeCuenta