viernes, 29 de enero de 2016

La vida... Un reloj de arena


El tiempo derrocha vida,
Que grano a grano nos deja.
La vida derrocha el tiempo,
De un bello reloj de arena.
Pulimos, le damos brillo,
Lustramos 
las apariencias.
Gastamos nuestros latidos,
En amores que no llegan.
Con ellos se van suspiros,
Llantos, miedos y más penas.
Ya jamás se nos devuelven,
Los minutos, ni la arena.

© Mercedes Gil #AbuelaTeCuenta
Resultado de imagen de reloj de arena

jueves, 28 de enero de 2016

Te echo de menos

Echo de menos tu piel,
Echo de menos tu pelo. 
Tus besos y tus caricias, 
Tus miradas, mis anhelos.
Por eso, en mi ventana,
Escruto a la lejanía,
De tu amor el regreso.
De tus caricias, pasiones,
De tus dulzuras, jadeos.
Te busco, en la distancia,
Y te hallo en mis deseos.
Te busco, más no te encuentro.
No me alcanzan tus miradas,
No estás aquí, no te veo.
Te vivo en mis recuerdos,
Y te disfruto en mis sueños.

© Mercedes Gil ‪#‎AbuelaTeCuenta‬

Nuevo Cuento de la Abuela



viernes, 15 de enero de 2016

Idilio entre la luna, y el observatorio de San Fernando

Flotaba la luna llena,
Llenando de luz sus rayos.
Llevando luces de hielo,
Al suelo de San Fernando
Luces, blanco de mármol.

Compiten rayos de tierra,
Con la fuerza de sus rayos.
Rayos que el cielo penetran,
Midiendo del tiempo datos.

Datos que son más fríos,
Que los rayos más helados.
Compiten, más ella gana,
Gana en belleza y encanto.

Luce colgada del cielo,
Como  globo grande, y blanco.
Tan blanco como la sal,
Del suelo de San Fernando.

Él la persigue amoroso, 
Haces de luz penetrados...
Ella, se muere de amor,
Por el galán medidor

Y... deciden mezclar rayos.


Copyright © 2016 AbuelaTeCuenta All rights reserved 


miércoles, 6 de enero de 2016

Oh, la Abuela tiene una amiga!!!!



     Hola, ¿Estás sola aquí? –

     ¡Sí, he venido sola! 
         Me apetecía un café 
        Además, me apetecía estirar las piernas durante un rato. –

     ¿Puedo sentarme a tu lado? –


     ¡Claro que sí, me gusta la compañía! 
         ¿Te apetece tomarte un café conmigo? 
         ¡Te llamaré al camarero! –

     ¡Muchas gracias! 
         Eres una persona muy amable 
        ¡Me gustará tu compañía! –

     Tu cara me resulta familiar, es como si te conociese de antes… 
         Es como si fueses alguien a quien he conocido… 
         Alguien a quien he conocido, hace algún tiempo… 
         Aunque… es como si tu rostro… hubiera mutado… 
         Me suena. Sí, me suena mucho tu cara –

     Me suele ocurrir… Suele ocurrir que a quién conozco… Le suene… 
         Le suene Bastante … 
         Hasta hay quien se pasa semanas sonándose mi cara… 
        ¡Perdón! Quise decir… ¡Sonándole! –

     ¿Cómo te llamas amiga? 
         Quizá oyendo tu nombre… 

     Mi nombre es Gripe, Mercedes… y estaré a tu lado por varias semanas. 
         Debes estar contenta, ya no estarás sola. 
         Ten en cuenta, que mi presencia está muy solicitada 


     ¡Sabía que te recordaba! 
      ¡Sabía que me "sonaría"! 
      ¡Sí, Sabía que me sonaba!!!

        Copyright © 2016 AbuelaTeCuenta All rights reserved