lunes, 29 de junio de 2015

Distinción Edupsique narrativas



juantobe1
PROPIETARIO
11:26
+Mercedes Gil Abuelatecuenta, el Equipo de Moderadores ha valorado tu blog como magnífico exponente de tus buenas creaciones en el mundo de las letras. He de comentarte que tu blog permanecerá anclado durante un día en la cabecera de la comunidad como justo merecimiento a tu participación y a la calidad de tus trabajos. Es para nosotros un placer contar con tu presencia y participación en esta comunidad. Que pases una bonita tarde (a ver si refresca, jeje). Abrazos y besos. ;-) El Equipo de Moderadores

+Maríjose Luque Fernández
+Alicia González.-
+juantobe1


 
Mostrar menos

 Enhorabuena +Mercedes Gil Abuelatecuenta y como comentan todos, tienes un blog lindo lleno de aire fresco. Cuentos para niños... y relatos para no tan jovenes.... Lo disfrutamos sin duda...
Pasa un lindo día. Beasos y sonrisas para toda la semana.
Mostrar menos

Juan Cabezuelo
14:20
+
2
1
2


enhorabuena!!! a originalidad no te gana nadie, un gran blog de una gran escritora

Alicia González.-
MODERADOR
14:41
+
1
2
1
 
Responder

Enhorabuena +Mercedes Gil Abuelatecuenta
Desde el primer momento que conocí tu blog, su por qué y el contenido, me enamoré. Me pareció una preciosa forma de dejar por escrito el cariño y el amor de una abuela hacia sus nietos. Seguramente éstos, a medida que se vayan haciendo mayores, tendrán la capacidad de no ver sólo "cuentos" sino que serán capaces de apreciar que tus palabras son un regalo precioso.
Enhorabuena, de corazón.
Ya lo he dicho y no me cansaré de repetirlo: ojalá todos los niños tuvieran la oportunidad de disfrutar de sus abuelos. Sois una pieza clave en sus vidas.
Un abrazo enorme para ti y tus nietos, espero que lo celebréis juntos y que vuestros cuentos e historias lleguen a muchos niños.
Besos.

El equipo de EDUPSIQUE NARRATIVAS MULTIFORMES ha tenido la gentileza de distinguir mi blog con una mención especial. Mil gracias!
Muchísimas gracias!!!

viernes, 26 de junio de 2015

PARA ESOS MOMENTOS BAJOS...

He de reconocer que de vez en cuando la vida nos besa en la boca, y de esos escasos y maravillosos momentos recopilados en nuestra memoria, vamos viviendo para compensar los tiempos aciagos (por desgracia, más abundantes en número y en el espacio tiempo).

Me gustaría hacer mención de algunos besos que hasta ahora la vida me ha ido regalando, para hacer con ellos unas cuentas de rosario que ir pasando una a una  cada vez que deba apoyarme y reconfortar mi ánimo en ellas.

Para esos momentos bajos:

La primera de las cuentas, corresponderá a mis amados hijos.

Los más bellos y dulces de todos los ángeles y los más valiosos de todos mis tesoros.

Cuando les veo en mis recuerdos, no les veo como son ahora, hombres grandes y perfectos padres. Les veo como eran de chiquitines y disfrutaba de ellos, de su presencia, a todas horas del día.
  
Antes, de que comenzaran el colegio (que es la primera de las separaciones que sufrimos las madres de nuestros pequeños).

Les veo tal como eran entonces, rubios, con sus cabellos dorados, llenos de alegría y ganas de descubrimiento. Cuando todo para ellos resultaba nuevo.

El vuelo de una mariposa.

Una hormiga recorriendo la acera, en busca de su hormiguero.

Las preciosas telas de araña…

La luna, en sus múltiples fases...

Cuando desde que amanecían hasta que mis niños se iban a dormir, todo era un juego dentro de mi casa.

El juego de vestirse, el juego de desayunar, que resultaba estar lleno de aviones, trenecitos, coches, barcos… con sus correspondientes hangares, parkings, túneles, atraques…

Los juegos de cuentos y canciones…

Y el más importante, el juego del baño antes de dormir.

¡Qué bien lo pasábamos!

Sus pequeñas heriditas dibujadas con “mercromina” roja, siempre locos por hacerse una nueva para que mamá usase el cuentagotas como un pincel y les pusiera un nuevo bichito en una pierna o en el dorso de la mano.

Qué bello vernos disfrutar rebozados de arena igual que una croqueta gigante dispuesta a ser metida en la sartén que era el agua de la playa para bañarnos después bien cogidos de mi mano. 

Los castillos de arena en la orilla.

Los viajes cantando las canciones pitufas.

¡Mis niños!

Mi delicia...

La más bella de mis cuentas.

Mi esposo, mi felicidad continuada a su lado y al que debo todo, con el que comparto la alegría y el amor hacia la primera de las cuentas relatadas.

Recordar con él la llegada del amor, la locura, el deseo, la pasión y el sentimiento único de dejar de ser niña para convertirme en mujer.

Mis nietos, que ahora forman la más grandiosa de las cuentas de ese rosario con el que dar gracias.

Este cariño nuevo y renovado, el descubrir que los hijos de tus hijos llenan el vacío dejado y devuelven la alegría a una casa que se había quedado ajada, vacía y silenciosa. Ahora, vuelve a llenarse de griterío infantil, de juegos, de juguetes esparcidos por el suelo, y todo resulta renovado por su fresca belleza  y regocijo.

Terminará el rosario con un Gracias vida por todos esos deliciosos besos en la boca con los que has decidido premiarme.

Aunque el primero y el más importante, ha sido mi mamá.

El ser más maravilloso que habitó la Tierra fue elegida para ser mi madre, de ella aprendí a amar a todos los niños y ver en ellos la grandiosidad que cada uno encierra dentro de sí, de saber que cada niño es un tesoro al que amar y hacer feliz.

Mamá, gracias por todo lo que de ti me has dado, porque todo lo de ti heredado ha sido “tan bueno”…


¡Gracias Vida por tan extraordinarios besos recibidos de tan inmenso amor!


Copyright © 2015 AbuelaTeCuenta All raights reserved

viernes, 12 de junio de 2015

BÁRBAROS Y ROMANOS

Un ejército de romanos emergía por detrás de un montículo. En un principio, cuando comenzaron a emerger, no podía imaginar de qué se trataba. Sus penachos rojos resultaban a la vista como un campo de flores crecientes con extraños tallos metálicos.

Poco a poco, vi crecer la imagen de arriba hacia abajo, el casco quedaba ya al descubierto infundiendo el mayor de los respetos, un respeto creciente a medida que crecía la imagen y dejaba ver cada vez mejor las partes componentes de su marcial uniforme. Jamás pensé que un hombre con “faldita” podría infundir tantísimo respeto y tantísimo temor.

Antes de que la imagen se completara hasta dejar ver los pies, eché a correr hacia uno de los lados despejados del campo en el que me encontraba. Corría sin dejar de mirar hacia mi derecha.

El sonido de los pasos del ejército romano se hacía ensordecedor, su desfile a paso ligero golpeaba el suelo multiplicando así la sensación de numerosidad grupal que dejaba sin saliva mi garganta.

No lo había advertido antes, pero a mi izquierda, oí como un eco multiplicado de sonidos, que  hizo girar mi cabeza. Entonces pude contemplar espeluznado un grupo tremendamente mosqueado de bárbaros acercándose a la carrera.

Golpeaban sus escudos con la rudimentaria espada. Sus pies se cubrían con pieles de lobo y en sus espaldas, lucían alas arrebatadas a horribles y enormes buitres negros. Sus vestidos no lucían idénticos ni trabajados como los romanos pero sí imprimían en ellos el dolor y el miedo que transmitían sus pasos.

El que sería su líder, montaba un caballo blanco y en su mano, a modo de estandarte, una pica con una cabeza romana teñía de rojo la mano que sostenía la lanza.

Aún permanecían lejos, los unos de los otros, pero el hedor cabalgaba a mayor velocidad que la furia, los pasos ligeros y la maldad que desprendían ambos ejércitos. El hedor estaba compuesto por los cientos de cuerpos sin lavar, por las cabezas en descomposición, por las horribles y asquerosas alas de buitre negro, por la falta de letrinas, por las feromonas y la adrenalina que brotaban a raudales de aquellos fornidos cuerpos, de jóvenes luchadores dispuestos a morir matando.

Muy cerca de mi posición, una piedra enorme cayó aproximándose a la avanzadilla de bárbaros que quedaban ya casi a tiro de los romanos.

Mi posición semi oculta detrás de unas cuantas hierbas altas, estaba a punto de ser invadida por los contrincantes bárbaros, así que me vi en la necesidad de abandonarla a toda velocidad, hasta alcanzar una pequeña elevación del terreno tras la que me escondí y desde la que percibía una más nítida imagen.

El primer encuentro de contrincantes, cercenó brazos, piernas, cabezas y descorazonó a cientos de guerreros. La técnica y estrategia romana no era esta vez ventaja, ante la kamikaze lucha a muerte del ejército bárbaro.

Todos… menos uno, que saltó a guarecerse de la guerra sobre mí. Apareció de la nada, le aparté de un empujón y eché a correr otra vez en dirección hacia mi máquina del tiempo.


Mientras la ponía en marcha y la programaba, el bárbaro alcanzó la nave sin puerta y con un único asiento donde ambos viajamos de vuelta, sirviendo yo de mullido cojín para aquél pestilente ser alado que veía llenarse de vómitos sin comprender su procedencia. Mi halo de invisibilidad, me salvaba la vida, pero no salvaba mi estómago ni mi olfato. Solo me quedó rezar por una pronta arribada y poder borrar de la memoria algún día aquella pestilencia y aquel recuerdo de muerte bárbaro-romana.

Copyright © 2015 AbuelaTeCuenta All raights reserved

miércoles, 10 de junio de 2015

HUELE A GAS


Salió, sigilosa, a estirar las piernas, no sabía entonces que aquella fuga podría haber producido un final que jamás habría querido imaginar. 

Pedrito abrió el gas con la intención de con sus pequeñas manos hacerse una tortillita que… 

(Siempre con el gas abierto), batió el huevo, buscó una sartén pequeña, vertió en ella el huevo batido y buscó después una cerilla...


Mientras intentaba encenderla frotando con la pequeña fuerza de sus mínimas manitas… 

Regresó mamá tan sigilosa como había salido, justo a tiempo de librar al pequeño del horrible peligro que se cernía a su alrededor estando ya la cocina, impregnada de repulsivo olor a gas.

Copyright © 2015 AbuelaTeCuenta All raights reserved

viernes, 5 de junio de 2015

EL PARO



Que no nos vengan diciendo

De estas cifras del paro,

¡Es culpa de los parados!

¿Que no estamos preparados? 

Esos eran otros tiempos.


¡Nos sobran conocimientos!

Somos súper preparados.

Gozamos de más carreras,

De más másters y posgrados.

Que quienes en buenos puestos,

Fueron allí “colocados”.


Se convierten facultades,

Depósitos de parados.

Nos sentimos en el paro,

De todos, desheredados.

Promulgan conocimientos

Para los no preparados

Se tutelan, se hacen cursos

Se les trata con cuidado. 


Médicos como auxiliares,

Psicólogos como apestados.

Cuantos más conocimientos,

Más y más somos denostados.


Me dijo la última vez

En que me apunté al paro.

Está usted muy preparad@.

Pero transcurrido el tiempo,

Sigo en las listas del paro.


© Mercedes del Pilar Gil Sánchez.

jueves, 4 de junio de 2015

Sueños

Aún no llegaba el sueño
Cuando despierta soñaba.

Soñaba con cascabeles
En un sombrero de hada.

Soñaba que era pequeña
Que mi varita hechizaba.

Soñaba que con estrellas
Y con la luna jugaba.

Soñaba que era la noche
Con la luz de la mañana.

Soñaba y en mis sueños
La luna me saludaba.

Soñaba que era mi madre
La estrella que allí brillaba.

Soñaba sueños hermosos…

¡Que no me despierte el alba!

Copyright © 2015 AbuelaTeCuenta All raights reserved

EL ESCAPARATISTA



Se levantó temprano aquella mañana y se dirigió a aquella dirección que marcaba el periódico en la sección de:

 Anuncios  por palabras.
Trabajos bien remunerados.
T. T. & R.
(Trabajo temporal y de riesgo)
Se necesita chico para escaparate
Cualidades:
Templado, sin miedo a espacios
Cerrados.
Se gratificará por tiempo completo de permanencia.

El anuncio resultaba un tanto excéntrico, raro e implantó en su mente creativa un escaparate nuevo, “novedoso”

Un escaparate diferente del que él sería autor único.

Quizá ahora los dioses o las hadas o los elfos... o cualquiera de esos poderes estaba por fin de su lado.

No fue capaz de dormir aquella noche, se encontraba ansioso de comenzar.

Pensando en todas estas cosas, muy pronto anduvo el camino (que aunque lejano) Se le hizo corto. Iba dando forma en su mente a proyectos inéditos, diferentes a lo que jamás se habría hecho antes.


Al poco, estaba inmerso en su nuevo trabajo.

Sería igual que una apuesta, igual que un juego, pensaría en todo momento que aquello no era importante y así intentaría pasarlo bien.

 " Has de tomar lo mejor que te vaya dando la vida". -

  Solía decirle su madre cada vez que le veía dudar o con desánimo.

   "Tú puedes, hijo". –

Solía animarle con aquella confianza de madre que de veras ama a su hijo y deposita en él sus sueños.

Pensó en ella.

Ahora que le faltaba, solo le quedaban para recordar sus palabras.

Un enorme tarro como sacado de una mermelada gigante, le servía de habitáculo.


   Será un espectáculo maravilloso –

   Y el mejor de los experimentos –

  Será usted el hombre más famoso de la ciudad (o quizá del      mundo). –

   Pasará usted un mes metido en este tarro –

  No debe usted preocuparse por el aire, pues se lo insuflaremos a   través del tapón. –

— Tampoco ha de preocuparse por la alimentación que se la   proporcionaremos líquida a través de ese tubo. -

— No podrá usted salir para ninguno de los menesteres diarios. –


   Escuchó muy atentamente todas las explicaciones…Como único comentario preguntó:

 ¿Podré fumar? –


Habían pasado ya quince días y el tarro estaba lleno de inmundicia hasta la mitad y ya le costaba mantenerse en la superficie y a salvo.

Cada día el escaparate era admirado por miles de transeúntes que paraban, miraban y salían asqueados.


Cada vez que reclamaba con señales desesperadas la apertura del tapón; la parte contratante, (el dueño del escaparate) le mostraba a través del gélido vidrio su firma de permanencia plasmada en el contrato que le obligaría a permanecer en la inmunda prisión por un tiempo de treinta terroríficos y horriblemente nauseabundos días.

Copyright © 2015 AbuelaTeCuenta All raights reserved



miércoles, 3 de junio de 2015

El Sistema Solar

La inquisición no tardará en llegar.

Gritó Hernán  desde la puerta, sembrando el pánico entre los componentes de la reunión.

A toda velocidad, guardaron la bola redonda que representaba el planeta Tierra, el rudimentario sol.

La bola roja que representaba a Marte, pendía de un cordel junto a sendas bolas representantes de Venus, Júpiter, Saturno y Mercurio  que a distintas alturas, estaban representados circundando al sol, en una burda imitación del Sistema Solar, junto a todos los planetas entonces conocidos.

Temiendo ser descubiertos y esperando que alguna vez esto pudiera ocurrir, simularon todos los presentes un rezo de un rosario diciendo todos al unísono:

¡Amén!

Copyright © 2015 AbuelaTeCuenta All raights reserved
Nº Rg 9DLL-DIQY-IGP7-AUA6

MIENTRAS YO ME BEBO EL LODO DE ESTE DOLO


Mundo íntimo, degradado,
desahuciado.

En paredes transparentes 
encerrado.

Convulso, estrechado 
y asfixiado.

Escaparate de una vida 
arruinado.

Mundo ínfimo de aguas verdes 
inundado.

Desfilan ante mí vidas 
repletas.

Rebosantes de beldades 
materiales.

De logros conseguidos 
y acertados.

Mientras yo me bebo el lodo
De este dolo.

Sumergido en el tarro 
del desdoro.


Respirando humaredas 
de cigarros.

Copyright © 2015 AbuelaTeCuenta All raights reserved