miércoles, 29 de abril de 2015

Día Internacional de la Danza. Mis sueños de niñez













Mi mundo de sueños,
de dances descalzos,
que frente al espejo,
disfruto soñando.

Cajitas de música,
repiten el canto,
precioso dueto,
de giros y pasos.

El baile me invento,
también los aplausos,
saludo al reflejo…
Y sigo bailando.

Copyright © 2015 AbuelaTeCuenta All raights reserved

viernes, 24 de abril de 2015

Estudiando Naturales

Los días de castigo se hacían interminables El libro de naturales abierto sobre la mesa de escritorio, convenientemente preparado para cuando entre papá o mamá.

Tras cinco minutos contemplando el libro, ocurría la infinita maravilla de lo inesperado… Un inmenso universo paralelo, penetraba en mi pequeña habitación a través de mi exigua ventana, para transportarme  en sus brazos a través de mundos infinitamente distantes e infinitamente desconocidos, habitados por diversos y extraños seres capaces de vivir en una plácida, inigualable armonía.

Al poco, me veía flotando en un camino formado de estrellas, nebulosas, y diminutos cuerpos celestes ascendentes.

El libro permanecía sobre la mesa como una huella terrible e imperecedera de mi castigo, le veía cada vez desde más lejos hasta haberse convertido en un punto microscópico incapaz de ser diferenciado de los demás puntitos estelares.

Mi mirada seguía fija en el puntito, mientras me alejaba flotando. Soportaban el peso de mis pies, dulces y hermosas flores aladas que iban desprendiendo sus deleitosos aromas frutales conocidos por mí como mandarina, manzana o pomelo.

Me llevaron como tele-transportado, hasta un jardín donde las mariposas se comportaban exactamente igual que aquí las flores, prendidas de sus tallos libres de espinas, aleteando sus alas al viento para hacer desprender su jugoso y brillante polen, más allá pude ver flores abejas preciosas con relucientes rayitas doradas libres también de aguijones. Las flores que me habían traído, tras depositarme en el suelo, volaron a libar ávidas de aquél zumo dulzón que producían las flores abejas.

Me sentía maravillado de ver aquel espectáculo maravilloso y único, cuando apareció un bello conejo alado persiguiendo a un águila corredora que asustada se guareció bajo el suelo en una especie de abrigada madriguera.

Disgustado el conejo, se posó a mi lado entristecido.

-Yo sólo quería jugar-

Musitó un tanto compungido dirigiéndose a mí.

-Hace varios días que no salgo y necesito volar y correr para estirar mis alas y aliviar mi mente de tanta retención y estudio-

-¿Qué te ha pasado conejito? –

Pregunté lleno de curiosidad.

-¡Aliconejo! -

Me corrigió.

-Suspendí el examen de matemáticas-

Contestó describiendo en su mirada una aguda tristeza que enturbió también su hasta entonces media sonrisa.

Dediqué a aquella absoluta belleza alada la más comprensiva de todas mis miradas.

-¿Tú has suspendido alguna vez? –

Asentí moviendo mi cabeza de arriba hacia abajo. Yo también entonces… mostré mi rostro más entristecido.

-Sí, conejito. ¡Perdón! Aliconejo. Sí que he suspendido, y estoy castigado en mi cuarto hasta que me sepa todas las lecciones que entraban en el examen. –

-Te ayudaré –

Repuso muy dispuesto el conejo alado.

-Aquí es todo naturaleza, así que te la iré mostrando y seguro que aprobarás tu examen de Naturales. –

Miré a mi alrededor y no me quedó más remedio que olvidar mi cara triste para convertirla en una sonrisa abierta aunque un poco pasmada.

-Tienes razón amigo aliconejo… pero esta naturaleza es tan diferente… No sé si serviría para mi examen. –

Entendí su gesto un poco molesto, así que le dije:

-Amigo, agradezco tu ayuda, seguro que aprobaré gracias a tus enseñanzas. –

Señaló con su preciosa alita blanca una bandada de margaritas que se acercaban cantarinas y dicharacheras formando  un murmullo un tanto estruendoso.

-Estas son besimargas y son las más cariñosas de nuestras flores. –

Una besimarga se acercó, tocó mi mejilla con sus labios y musitó muy cariñosa en mi oído:

-Vente a cenar, mi chiquitín. –

Abrí los ojos. Mamá había abierto la puerta. Se oían voces que llegaban de la cocina. Acariciándome preguntó con cara pícara y sonriente.


-¿Has estudiado mucho? –

Copyright © 2015 AbuelaTeCuenta All raights reserved

jueves, 23 de abril de 2015

DÍA DEL LIBRO

Roja como la sangre,
Roja, muy roja nací,
Para ser llamada Rosa,

Yo soy: Rosa Carmesí.

Cada año por San Jordi,
Voy a llegar hasta ti,
Acompañada de un libro,

Quiero que seas feliz.

miércoles, 22 de abril de 2015

UN DÍA EN EL AÑO

Un planeta hermoso surgió, fue creado,
Se vistió de azul, para partir rotando.

Y bello lució por billones de días,
Y millón de millones de miles de años.

Por millones de especies distintas de vida,
El hermoso planeta resultó habitado.

Incansable el planeta, rotó y rotó,
Para día tras día continuar rotando.

Cambiando estaciones derredor del Sol,
Girando y girando, por año tras año.

Llenando de vida sus mares, sus campos,
Sosteniendo la vida, de habitantes amados.

Hasta aparecer el hombre y con él desastres,
Expolios, saqueos, de mares y campos.

Su límpido aire, irremisiblemente contaminado.
Para acordarse de él, únicamente,

UN DÍA EN EL AÑO.

#AbuelaTeCuenta         Copyright © 2015 AbuelaTeCuenta All rights reserved

martes, 21 de abril de 2015

HEMOS LLEGADO A LAS 15.000 LECTURAS!!! GRACIAS!













Muchísimas gracias a tod@s los que hacéis posible esta alegría de llegar a las 15.000 lecturas. Jamás lo hubiera soñado. Gracias por leerme. Gracias por quererme. Gracias por ser tan amables conmigo.
Yo también os quiero!!!

lunes, 20 de abril de 2015

EL EXAMEN DE GEOGRAFÍA

La intención de seguir siendo solo amigos, se desvaneció como se desvanece un diamante dentro de un vaso de agua.

Habían quedado para estudiar.

Tiempo de exámenes, quedaban sólo unas horas y aún tenían muchas lagunas (nunca mejor dicho para un examen de geografía).


Abrieron el Atlas por el mapamundi y fueron paseando por él sus dedos. Por distintas regiones, distintos macizos, distintos  cerros hasta llegar a unir las puntas de sus jóvenes, inquietos y lujuriosos dedos índices. 


sábado, 18 de abril de 2015

UN VIAJE A LA LUNA

Lo que más le gustaba a Pablo de aquella actividad, eran los golpes secos y constantes que daba el martillo sobre el latón que cubría la estructura del cohete.

Llevaban días trabajando y ya iba tomando la forma de bala que según papá era necesaria para que la fricción del aire sobre su estructura fuese la mínima y le permitiera adquirir la velocidad suficiente y necesaria para un viaje rápido y efectivo.

De cuando en cuando, papá, dejaba de golpear la chapa para alejarse y contemplar su obra desde lejos.

-          - ¡Un momento papá! 

-          ¡Ven y míralo desde aquí! 

-          ¿A que parece un supositorio? -

Su papá dejó el constante y acompasado golpeo para contemplar desde lejos el reluciente cohete.

Era una vista cegadora la que se contemplaba desde allí. El sol ansioso por participar en tan hermoso proyecto, también golpeaba en la chapa de latón y se reflejaba en ella cegándoles con incesantes destellos.

Tenía razón Pablito, desde lejos, era la visión brillante de un enorme supositorio.

Pensó entonces papá en la aerodinámica, y en los posibles errores estructurales cometidos.

Volvió a mirar el cohete, e indulgente con su trabajo dijo lo siguiente:

-          - ¡En ese supositorio, viajaremos a la Luna! 

-          ¡Tú y yo Pablito! 

-          ¡Iremos juntos a la Luna! –

Pablito, se rebosaba de felicidad, soñaba despierto, y al llegar la noche e irse a dormir, soñó dormido. Soñaba con el día en que pusiera su pequeño pie en la luna y disfrutaba tanto de su fantasía de sueño… Que no quería despertar.

En  la noche, Pablito, sufría micro-despertares e intentaba volver a dormir sin interrumpir su sueño viajero, había cogido tanta práctica, que su sueño se continuaba justo en el momento en que lo había dejado antes de la interrupción.

Al llegar la mañana, cuando se levantaba, contaba sus mil y una peripecias vividas en sueños, en aquella Luna blanca, brillante, y maravillosa.

***

Por fin, la nave estaba terminada y los tripulantes preparados para el viaje.

El traje espacial, estaba compuesto por un casco integral de motorista, y un mono blanco de pintor. Cinturón de herramientas, y unos cuantos tubos insertados en botellas de agua que recorrían sus espaldas, pasando por encima del hombro, hasta llegar a la boca.

El cohete, se hallaba instalado en el desván de la casa, justo bajo la claraboya desde donde se podía contemplar una hermosa luna llena, redonda y blanca con toda nitidez.

El papá de Pablito, apagó la luz del desván justo antes de entrar en la nave.

Unos tremendos estruendos mezclados con estridentes luces intermitentes, hicieron retumbar el supositorio.

-         - ¡Es el momento de la ignición! 

-          ¡Prepárate Pablito que ya despegamos! -

Pablito se agarró muy fuerte a su papá para sentirse protegido.

Este viaje no era como el de los sueños, éste daba miedo y necesitaba de la protección de papá, después de todo, sólo tenía seis años. Tampoco había necesidad de ser tan valiente, así que se aferró muy fuerte a su padre.

-          - ¡Ya está! -

   Informó papá para dar tranquilidad al pequeño.

-          - ¡Ya estamos de viaje! -

Las imágenes que se veían por la pequeña ventanilla a la que Pablito pegó su nariz hasta que se le quedó aplastada, eran maravillosas, estrellas, cometas, asteroides y luces de colores parecidos a las luces de neón que había visto tantas veces en los intermitentes carteles de comercios en la calle Real.

Al llegar a la luna, la nave se posó sin ningún problema. Bajaron por el lado opuesto al que habían subido.

Dieron un paso fuera de la nave y Pablito vio muy emocionado como la huella de su pie quedaba marcada en el suelo lunar que se parecía muchísimo a la arena de la playa. 

Papá sacó de su bolsillo el móvil e hizo inmortalizar el tan especialísimo momento.

Papá regresó a la nave con movimientos etéreos que le despegaban a cámara lenta del suelo. Pablito le imitó, y hasta sintió la fuerza de gravedad lunar, tan diferente a la de la Tierra...

Su viaje de regreso fue mucho más corto.

-         - ¿Volveremos a la Luna mañana Papá? –

-         - Volveremos siempre que quieras Pablito –


Contestó el papá mientras alargaba su brazo para apagar el proyector.


Copyright © 2015 AbuelaTeCuenta All raights reserved


jueves, 16 de abril de 2015

Estoy en dos libros ;)


Diversidad Literaria ha seleccionado para aparecer en su libro, mi relato sobre la primavera.

También para el libro de "Relatos Nocturnos" ha seleccionado mi relato "Sed de ti"
Estoy contenta. Gracias!

También estoy como finalista en Letras como Espada El Destino.
Por: "El Viaje"


miércoles, 15 de abril de 2015

BUSCANDO LA PRIMAVERA



Salieron dos conejitos, 

Fuera de su madriguera,

A correr dando saltitos,

Y a buscar la Primavera.

*

Sortearon muchas flores,

Ramas verdes, verdes hierbas,


Corrieron por todo el valle,

Y también por la pradera.
*
Regresaron a su casa,

Dentro de la madriguera,

Su mamá les esperaba,

Con delantal y la cena.
*
Decidme, mis conejitos,

¿Os gustó la primavera?

No la hemos encontrado.

Se habrá ido a otra pradera.

Copyright © 2015 AbuelaTeCuenta All raights reserved




martes, 14 de abril de 2015

ETÉREO TROFEO


Procuraba no perder sujetándole las nalgas aquél ritmo diabólico que imprimía la brasileña.

Él, neófito en bailes, intentaba seguir a aquella voluptuosa mujer de grandes y redondas caderas. 

En uno de sus traspiés, la brasileña metió su pierna entre las de él y cayeron unidos al suelo quedando ella bajo su cuerpo.

Ni corto ni perezoso aprovechó para sujetarse, esta vez a sus voluminosos pechos, por lo que recibió una sonora bofetada.


Se levantó como pudo y galante, ofreció una de sus manos a la chica. 

La otra mano conservaba la forma de aquel epicúreo pecho cual etéreo y preciado trofeo.


Copyright © 2015 AbuelaTeCuenta All raights reserved

domingo, 12 de abril de 2015

Todo el Tiempo del Mundo



           - Tenemos todo el tiempo del mundo.

Explicaba Luis como tantas otras veces.

        -  Todo el tiempo del mundo, querida mía, no sufras porque me tienes aquí y aquí estaré para siempre.

        -  ¿Para siempre?

Repetía ella deseando creer.

        -  Para siempre. Sí. Para siempre.

Se ratificaba Luis tremendamente convencido de que lo que decía era la única verdad.

        -  El tiempo es nuestro pequeña.

        -  Todo nuestro.

        -  Lo único que realmente nos pertenece es el tiempo.

Dijo estas palabras con sumo cariño, acariciando su cabeza y peinando su pelo enterrando en él sus manos, un pelo que ahora se veía alborotado y un poco sucio por la estancia prolongada en aquella cama de aquél hospital.

Él, sostenía su cabeza sentado sobre la cama y de espaldas a la puerta de la pequeña habitación.

Ella le vio llegar de lejos, por el espacio abierto entre la puerta y el marco de ésta que dejaba al descubierto el pasillo.

        -  ¡Escóndete papá!

        -  ¡Ten cuidado que llega!….

Luis se irguió de un salto, sin saber dónde meterse.

En el marco de la puerta apareció Adela con cara de malos amigos y unos papeles en la mano.

       -   ¡Aquí están los papeles!

       -    ¡La orden de alejamiento!

       -   ¡Ahí los tienes!

Luis miró incrédulo aquellos papeles firmados por un juez que alejaban de él al mayor de sus tesoros. 

Unió su pena a la tristeza de la enfermedad que amenazaba alejarla de él para siempre.


Cayó al suelo. 

Sólo le quedó llorar.

Copyright © 2015 AbuelaTeCuenta All raights reserved

















Puedes comentar, tus comentarios son valiosos. Contesto todos. Gracias

LOCURA DE AMOR


Y tú me llamas loca,
Y te enoja mi locura,
Cuando descubro que a oscuras,
Sales huyendo de mí.

Y consuelas tus heridas
Con cualquier desconocida,
Que te encuentras por ahí.

Reconozco que los celos,
Siempre nos hacen sufrir,
Pero que siempre se deben,
A mi inmenso amor por ti.

Que me empujas a locuras,
Y a lidiar con desmesuras,
Para estar cerca de ti.

¡Estoy loca, niño mío!
¡Estoy loca! 
Si es locura...

Sentir tanto amor por ti.


Copyright © 2015 AbuelaTeCuenta All raights reserved

miércoles, 8 de abril de 2015

Carta a un amor ausente

 Añorado amor mío:

Pese no haber recibido contestación alguna a mis anteriores cartas y al temor de que hayas sufrido algún daño o contratiempo que te obligue  a permanecer en silencio, lejos de mí (Ruego a Dios que estés bien, que no te haya ocurrido nada malo) y a cansarte repitiendo siempre lo mismo…

He de repetir, vida mía que te amo como jamás había amado y que la necesidad de ti, deshace mis entrañas, en pedazos, corroyéndolas por el deseo de volver a verte.

Verte, amor mío... Verte…

¿Qué no darían mis ojos por disfrutar tu imagen aunque fuese de lejos?

¿Qué no sería capaz de hacer por un solo instante de tu presencia?
Amor…

Vida mía, porque sólo tú eres mi vida, mi único anhelo, mi único motivo para respirar y continuar viviendo.

Esta mañana, mi madre se encontró a tu vecina Julia, la que vive junto a tu puerta, que ya sabes son amigas desde que eran niñas e iban al mismo colegio. Tu vecina le contó que te habías casado y que no pensabas ya en volver…

No te preocupes cariño, que no le he hecho ningún caso, que la gente siempre se vuelve loca por hablar y hablar aunque no sepan de qué hablan y ella no lo sabe.

No sabe lo mucho que tú me quieres.

Yo únicamente haré caso de ti…

De lo que tú me digas, porque sólo tu palabra es válida para mí.

No importará nada más que tu palabra pues a pate de ti no existe nada importante, ni siquiera mi propia vida pues no me interesa vivirla si no es con la esperanza de volver a rozar tus labios, sentir la miel de tus caricias y el rocío de tus deliciosas palabras precedidas del calor de tu delicado aliento acariciándome con susurros el oído, con el dulce calor de tus te-quieros.

Regresa amor mío, que llorando te espero y perdóname si te he escrito eso tan feo que ha dicho Julia…

Yo jamás he dudado de ti. ¡Jamás vida mía!

Muero de ganas de ti… Son ya tantos días… Son ya tantos meses…

¡Dios mío que no le haya ocurrido nada!…

No vivo sin ti...


Te quiero.
Copyright © 2015 AbuelaTeCuenta All raights reserved

Y me enamoré del agua

De gala hoy me vestí,
Para ver de cerca el agua.
Color azul elegí,
Para vestirme de agua.

A disfrutar del frescor,
El frío frescor del agua,
Hice el camino descalza.

Sé que la  sorprendí,
Tomé por sorpresa al agua.

Flotando de amor me vi,
Reflejadita en el agua.

Cara entera sumergí,

Quedé prendada del agua.
Copyright © 2015 AbuelaTeCuenta All raights reserved

lunes, 6 de abril de 2015

MICHI

A cada vuelta del tambor de la lavadora se clavaban en mi cerebro extraños ruidos… Algo pesado caía seco, acompañado por una especie de grito.

Con toda rapidez, quité la electricidad, abrí la puerta de la lavadora.

Una cascada de agua jabonosa inundó el suelo, haciendo deslizar mis pies hasta chocar mi cuerpo contra el suelo. 

Desde mi posición acostada, tiré de la ropa y un grandísimo gato empapado, enfurecido y muy negro salió de la lavadora, clavando sus uñas en mi cara.

Quedé perpleja, cuando… Entró Pablito al cuarto de lavar con su ingenua carita graciosa.

-“Michi, taba susio”- 

Esa fue su explicación al gato de la vecina dentro de mi lavadora.



Copyright © 2015 AbuelaTeCuenta All raights reserved

jueves, 2 de abril de 2015

DEVUELVE MIS SUEÑOS

Me arrebataste la vida, 
te llevaste mis sueños,
Mis sueños de esposa, 
volaron… Huyeron,
Cambiaste mi vida 
veloz como un viento.

Ahora suplico 
al Dios de los cielos,
¡Devuelve mi vida! 
Devuelve mis sueños.
Mis sueños más grandes 
y sueños pequeños,
Esos que ahora contigo… 
Desaparecieron.

Dejaste en mis ojos 
lágrimas de hielo.
De blanco de nácar 
y mi corazón 
de un zaíno negro.

¡Devuélveme el aire! 
¡Devuélveme el cielo!
¡Devuelve mi vida! 
Devuelve mis sueños.
Copyright © 2015 AbuelaTeCuenta All raights reserved

VIVIENDO LA PAZ


Metida en mí misma,
soñando despierta,
Viviendo en la paz...
Donde sólo hay guerra.

Bombas que retumban,
las llamas que queman,
Lágrimas que bañan,
las caras pequeñas.

Conmueven heridas,
despiertan las penas.
Noticias de muerte,
que a amar enseñan.

Yo sigo en mi nube,
soñando despierta,
viviendo en la paz...

Cuando sólo hay guerras. 

Copyright © 2015 AbuelaTeCuenta All raights reserved

#AbuelaTeCuenta

miércoles, 1 de abril de 2015

DUÉRMETE NIÑO BONITO

Duérmete mi pequeño 
niño bonito,
Duérmete que la noche 
dura poquito.

Entórname  los ojos 
mi lucerito,
Para que el sueño llegue 
bien despacito.

Ya el niño se duerme, 
se duerme el niño,
Ya lo envuelve su madre 
con su cariño.

Le hace sitio en su cuna 
un ángel niño,
Para ir en sus sueños 
jugando juntos.

Siéntate aquí a mi vera, 
en mi columpio,
Cógete de mi mano  
y seremos uno.

Sueña mi pequeñito, 
sueña que anda,
Sueña, sueña que corre 
y hasta que habla.

Sueña mi niño sueña 
que en la mañana,

Mamá te hará papitas 
que hombre te hagan. 

Copyright © 2015 AbuelaTeCuenta All raights reserved